VinylRoute

Música e historias de vinilos

«Me lo compré por el poster»
Transvision vamp – Velveteen – 1989

GRUPO: Transvision vamp
TÍTULO DEL ALBUM: Velveteen
AÑO: 1989
FOTOGRAFIA Y DISEÑO: Desconocido

El single sonaba potente, Baby I don´t care, el nombre del grupo molaba, Transvision vamp, el nombre del disco, también, Velveteen. Era una banda de rock con cantante rubia con cara de no haber roto un plato y cuerpo de haber acabado con la vajilla entera. El lp, además, venía con poster incluido…

Me compré el vinilo. Llegué a casa. Lo abrí. Desplegué el poster. Y puse el disco. Abría con el single. Le di volumen. Miré el poster. Bien, íbamos bien.

Llegó la segunda canción y seguí mirando el poster. La tercera, cuarta, quinta y sexta. Me empezaba a aburrir el poster; el disco lo hacía desde la segunda canción. Le di la vuelta y sonaron otros cinco temas más que me dejaron completamente frío, indiferente. Decidí que el poster no iba a decorar mi habitación… Me había comprado un single a precio de lp por un poster que se iba a quedar guardado en la carpeta del disco.

Me sentí tonto. ¡Maldito machismo!

Estaba yo por esa época muy sensibilizado con el blonde pop o blonde wave y me dejé llevar por mis más bajos instintos. Blondie, el “grupo con rubia” por excelencia, había puesto el listón muy alto y me creí que tan frívola fórmula funcionaría en cualquier caso. Darling buds o, sobre todo, Primitives habían seguido la estela de la banda estadounidense -liderada por Deborah Harry que marcó en gran medida la new wave- con más que decoro. Transvision vamp, con Wendy James como cabeza visible, fue un gran bluff. Solo nos dieron el Baby I don´t care y, tengo que decirlo, era un tema que a mí me sonaba a otras canciones; como si hubieran cogido el Wild thing de los Troggs, como punto de partida, y pedazos de otras canciones de otras bandas para confeccionar el hit (¡qué lo fue!).

En Madrid, en la sala Jácara, creo recordar que ese mismo año 89, hicieron lo que pudieron que, según las malas lenguas, fue muy poco. Menos mal que no me dio por pagar una entrada para ver a una rubia encima de un escenario (mi machismo y estupidez no llegaban hasta ese punto).

La banda se perdió al poco de editar Velveteen, su segundo larga duración, con la que fue su canción santo y seña recogida en múltiples recopilatorios. Un tercer disco editado en Australia, pero no en Gran Bretaña, y disolución. La cantante y otros miembros de Transvision vamp lo intentaron con aventuras en solitario que no arribaron a buenos puertos; entre todos, suman un buen puñado de discos grabado y no editados.

P.D.: Velveteen. Sí, me lo compré por el poster y ni siquiera sé que hice con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.