VinylRoute

Música e historias de vinilos

«Lo echamos a suertes»
Alaska y Dinarama – Deseo carnal – 1984

GRUPO: Alaska y Dinarama
TÍTULO DEL ALBUM: Deseo carnal
AÑO: 1984
DISEÑO: Studio Gatti

Nos miraba. Nos estaba mirando. Claro, que nosotros habíamos mirado a todas las chicas del bareto buscando, precisamente, reciprocidad.

Estábamos decidiendo si el gesto que hizo cuando se encontraron nuestras miradas era una sonrisa, cuando empezó a sonar el Good lovin´de los Young Rascals. La chica, con sus ceñidos vaqueros y su camisa holgada de los Ramones, empezó a bailar y cantar la canción. Se la sabía. Buena señal. Sus dos amigas seguían hablando.

Ella se había transportado a ese mundo donde solo te lleva la música.

Se hizo un hueco en la barra a escasos dos metros de donde estaba “nuestra chica”. Cogimos las birras y nos trasladamos.

Ella, sin disimulo alguno, nos volvió a mirar. No sin cierto apuro (en el fondo somos tolis) le mantuvimos la mirada.

Con los últimos acordes de la canción, lanzamos una chapa al aire para jugarnos quién le entraba. Me tocó. Revise en mi particular archivo de “cómo entrar a una chica en un bar” y me decidí por la apuesta.

Vacíe mi cerveza y me acerqué.

– Perdona, necesitamos que alguien nos resuelva la apuesta que nos acabamos de lanzar.

– Si puedo ayudaros… -dijo sin vergüenza alguna.

– Mi colega dice que está canción es de la Credence. Yo digo, estoy seguro, de que es de los Young Rascals.

– ¿Qué habéis apostado? –preguntó-

– El típico chupito –le contesté.

Ni corta ni perezosa, se acercó a mi colega y le dijo:

– Ya puedes ir pidiendo el chupito.

Él, sin saber que le había dicho, pidió tres tequilas. Se lo pensó y le preguntó:

– Le pido a tus amigas.

– No, son muy sosas –le dijo sin dudarlo ni un momento.

A partir de ahí, todo fueron risas. Hablamos de música, del buen gusto del que nos estaba poniendo la música (obvio, solo vamos a garitos en los que ponen buena música), y seguimos pidiendo chupitos como si no hubiera mañana.

Cuando nos quisimos dar cuenta, nos habíamos convertido en los únicos clientes del bar.

-Voy al baño –dijo.

Era el momento de volver a lanzar la chapa. Tenemos una máxima que hemos cumplido siempre a rajatabla: jamás discutimos por una chica. Si los dos estamos interesados, el azar decide quién deja paso a quién.

La chapa volvió a volar, tomó su máxima altura y una mano la interceptó en plena caída dando al traste con el resultado. Nos quedamos en tablas.

– Decido yo –dijo apretando el puño-. ¿Habéis oído el último disco de Alaska?

Nos miramos y contestamos que no.

– Se llama Deseo carnal.

– Por cierto –le dijo mi colega-, sabemos de tus reflejos, pero a estás altura aún no sabemos como te llamas.

– ¿Vosotros?

– Butch Cassidy y Sundance Kid – contestamos al unísono en un broma repetida mil veces.

– A mi, podéis llamarme Olvido. Y tengo un tocadiscos en casa para que oigáis el nuevo LP de Alaska.

Más tarde supimos, que el disco en cuestión produjo un gran impacto. Alaska, la de verdad, abrazaba a un mazao (no era Mario Vaquerizo) con el torso desnudo. Los responsables de la portada eran el equipo del Studio Gatti.

Continuará (solo en Ruta 69)

One thought on “«Lo echamos a suertes»
Alaska y Dinarama – Deseo carnal – 1984

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *