VinylRoute

Música e historias de vinilos

«Vicente Esplugues, “capellán” de VinylRoute»
Camilo Sesto – Jesucristo Superstar – 1975

GRUPO: Camilo Sesto
TÍTULO DEL ÁLBUM: Jesucristo Superstar
AÑO: 1975
DISEÑO: Pedro Herrero
FOTOGRAFÍA: Javier Letamendia

Siempre ponemos etiquetas a todo, y en la industria musical ocurre lo mismo. «Opera Rock» es una de ellas. O «disco conceptual», es otra etiqueta. Pero hablan de obras compuestas de principio a fin con un orden, una progresiva revelación. No es un disco de canciones «random», sin orden ni concierto. Tienen una lógica interna. Y cuando el disco y su composición pretende narrar la vida de Jesús de Nazaret, sus últimos momentos antes de morir en la cruz, es una pretensión enorme.  Jesucristo Superstar lo logra. Fue una actualización transgresora que creó cierta polémica en los ambientes más conservadores del mundo católico. Pero es una joya para la historia de la música. Hablo de la versión castiza encabezada por Camilo Sesto, Ángela Molina y la producción de Teddy Bautista. La música es brutal, adaptada a la tensión de cada momento.

Última cena, vía crucis, María Magdalena, Getsemaní. Se logra adentrar en el tempo dramático de cada escena. El disco busca ser traducción del evangelio con referencias culturales propias del contexto, estética hippie, antidisturbios, ambiente urbano y desértico, obscenidad frívola de Herodes. Caracterizaciones actualizadas de forma pionera. Que abrió caminos para los que querían presentar a Jesús de una manera más cercana para ser comprendida por los jóvenes de los 70.

Vicente Esplugues.

5 thoughts on “«Vicente Esplugues, “capellán” de VinylRoute»
Camilo Sesto – Jesucristo Superstar – 1975

  1. Más controvertido para los adultos que para los niños de esa época…mi preferida es la de «Getsemaní».Gracias por resucitarlo y ¡feliz Domingo de Resurrección!

  2. Tengo ese vinilo, pero tengo que corregir a Vicente Esplugues ya que Maria Magdalena no era Ángela Molina, sino Ángela Carrasco. Los dos, tanto Camilo Sesto como ella, sacan lo mejor de ellos y de sus voces en este musical. Muy bien traído el tema con el domingo de resurrección.

    1. Totalmente de acuerdo con el «capellán» de vinylroute.
      Según «el pastor», Jesucristo Superstar le tiene que gustar a todo buen cristiano que se precie de ello.
      Ahí lo dejo!!!!

  3. De pequeño me quedé sin ver la obra en teatro ya que su supuesto mensaje transgresor la hizo ser calificada «para mayores de 18» (vamos, igual que pocos años después con «La vida de brian» 🙂 ) pero me las ingenié para «colarme» a ver la película en el cine de verano. Entre el inglés subtitulado y que no tendría ni 10 añitos me enteré entre poco y nada XDD, aunque curiosamente no mucho después un profesor de religión de tendencias progres (la música de Dylan en su fase de «converso» era una referencia habitual en sus clases) que por una maravillosa casualidad se llamaba (y se llama) igual que el diseñador de la portada española que nos ocupa, no dejaba de hacernos reflexionar en clase sobre la imagen «humanizada» de Jesucristo que ofrece el musical (angustiado por las dudas sobre su «misión», probablemente enamorado de María Magdalena…)
    No fue hasta muchos años después que volví a ver la peli, ahora ya pillando de qué iba el tema, y para mi sorpresa la cosa no iba, o al menos esa fue mi impresión, realmente sobre Jesucristo. El meollo de la película, el verdadero protagonista, el que seguro se llevó los mayores aplausos en las representaciones originales en Broadway, era… Judas. En mi opinión el mensaje central de Jesucristo Superstar no era tanto la fugura humana de Cristo (que también, pero ni mucho menos lo más importante) sino plantear que Judas no le «traicionó» ni «vendió» por simple avaricia o maldad intrínseca. Judas, tal y como entiendo que la obra pretende decir, le delató, y quizá esto era un mensaje aún más preocupante para las altas esferas religiosas, por estar sinceramente convencido en su fuero interno de que era el propio Jesucristo quien estaba «traicionando» o subvirtiendo el mensaje por el que él y el resto de discípulos luchaban de buena fe al haberlo convertido en algo para arrastrar multitudes… un fenómeno de masas… (de ahí el título)
    ¡Desde entonces una de mis películas (y discos) favoritos!

  4. Un gran musical con toda la fuerza de la música de los setenta (para mí, y abro paraguas, de más calidad que los tan loados ochenta). Muy buena la versión española y, por supuesto, la versión de la película. Pero menos conocida es la primera versión, antes incluso de estrenarse como musical: un disco conceptual alucinante. Y como Jesucristo, un Ian Gillan, cantante de Deep Purple, que se sale en ese disco. A Gillan le ofrecieron posteriormente el papel en la película, pero no hubo acuerdo, entre otras cosas, por que iba a causar perjuicio a la marcha de la banda.
    Os recomiendo que escuchéis esa versión menos conocida porque es buenísima. Ian Gillan te pone la piel de gallina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *