VinylRoute

Música e historias de vinilos

“El verano que los Danza acabaron con Georgie Dann”
Danza Invisible – A tu alcance -1988

GRUPO: Danza Invisible
TÍTULO DEL ALBUM: A tu alcance
AÑO: 1988
DISEÑO: José Ojeda con D.I.
FOTOGRAFÍA: Fernando Sumber

Un cunnilingus, un pin ball y Van Morrison libraron a la humanidad (léase España) de Georgie Dann. Después de décadas –a mí así me lo parecen- de escuchar el Bimbo, La barbacoa o Madre qué será lo que quiere el negro, el buen juicio y el buen gusto se apoderó de los hombres y mujeres de bien y el panorama musical veraniego volcó. ¡A Dios gracias!

Corría el verano de 1988 y los chicos de Torremolinos se marcaron un lp más que completo con el que consiguieron enganchar a jóvenes y menos jóvenes que se dejaron de “bimbos”, “barbacoas” y “negros dubitativos” y se lanzaron a bailar y corear un puñado de canciones muy frescas que aún perduran en la memoria de muchos. Sabor de amor (la del cunnilingus), Reina del Caribe (inspirada en una máquina de pin ball) y A este lado de la carretera (la versión que hicieron del The bright side of the road, de Van Morrison). Especial hincapié hacemos en esta última porque si el tema del irlandés es soberbio, la revisitación que hacen los malagueños al tema, para nosotros (sí, lo decimos desde la admiración y respeto a Van Morrison) la llega a superar. No sé si porque la hacen más guitarrera o porque consiguen una letra que parece original y no traducida. Es más, después de tanto tiempo, cuando oímos esta canción, saltamos como resortes, bailamos y la coreamos como el primer día.

Sea como fuese, con este álbum y esas tres canciones, las horteradas vacacionales pasaron a un segundo, tercer o cuarto plano. Claro que los Danza invisible, quizá, no hubieran bastado por sí solos para acabar con el estrambote “danntesco” (sí, de Dann), pero es que en aquel verano de 1988 contaron con cómplices como Los Rebeldes que con Mediterráneo o Un español en Nueva York también consiguieron el favor de los veraneantes y de La Guardia que hicieron lo propio con Mil calles llevan hacia a ti o Vámonos.

El sueño no duró mucho. Llegaron The Refrescos con eso del “vaya, vaya aquí no hay playa”… y fue el inicio del fin. Los imberbes –auténticos herederos de Georgie Dann- dieron al traste con el buen trabajo de muchas buenas bandas que para nuestro deleite habían hecho del verano el momento de escuchar grandes composiciones atemporales. A The Refrescos y su “vaya, vaya aquí no hay playa” (ni falta que nos hace) le tomaron el relevo “macarenas”, “venaos” y “tractores amarillos”. Se acabó lo que se daba y, así, sin darnos cuenta nos plantamos en el reguetón…

Solo resta desear una nueva alineación de los astros para parir otra hornada de grandes artistas que nos permitan poner buena banda sonora a los meses de estío y dejar los estribillos machacones (supuestamente ingeniosos) y las músicas verbeneras para los coches de choque.

6 thoughts on ““El verano que los Danza acabaron con Georgie Dann”
Danza Invisible – A tu alcance -1988

  1. El 14 de Septiembre del 2001 asistimos a una boda y un desconcierto (por éste orden)… así fue cómo los forasteros invadimos Guadalupe.Después de constatar que ninguno de los novios huía, aliviados cenamos,cantamos, comimos jamón, ibérico por supuesto, ofrecido por el padre de la rubia novia a las tantas de la madrugada, brindamos por Enrique y bailamos hasta el amanecer…una de las canciones que sonó y que me acuerde es «El club del alcohol» de Danza Invisible…degenera o muere es uno de mis lemas… siempre me recuerda a los novios.
    Un besazo

  2. Lo confieso, yo soy la del 14 de septiembre. Y qué desfase tan maravilloso experimentamos hasta el amanecer, recuerdo estar andando por las calles empedradas de vuelta al Monasterio. Danza invisible es otro grupo cuyas canciones son himnos para los amigos.
    Para mi «A este lado de la carretera» también es increíble. Será porque dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición….

  3. De nuevo muy bien este corresponsal y su crónica!!!
    Si, danza invisible me emociona y me las se todas o casi…,pero he de decir que alguna horterada de las nombradas, (aquí no hay plata…) a ciertas horas de la noche te las bailas, o más bien las saltas y te quedas más agusto que un arbusto!!!
    Super maja dando espacio a todo tipo de música. Será porque me bailo hasta los anunciossssss

  4. Yo también recuerdo esa boda, con sentimientos encontrados, y su música especial. Hubo un poco de todo. Empezó con Los Secretos abriendo el baile los novios y, para mí, terminó con El manisero. Muy buen artículo y muy buen grupo Danza invisible, me gustan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *