VinylRoute

Música e historias de vinilos

«Culos y tetas»
Los limones – Sube la marea – 1989

GRUPO: Los limones
TÍTULO DEL ÁLBUM: Sube la marea
AÑO: 1989
DISEÑO: Natalia Ruiz

Culos-tetas, tetas-culos, culos-tetas, tetas-culos, culos-tetas. A cierta edad nos manejábamos en este sencillo lenguaje binario y nos manejábamos muy bien. A esa edad, todo se centraba en estas dos singularidades de la fisonomía femenina. El resto era prescindible.

Y, en esas, apareció Encarni. Encarni era una chica de un curso superior al nuestro y los bajos de su espalda eran sublimes. Gastaba un Levis 501 que le quedaba como un guante o, mejor dicho, como unas mallas. El denim no engaña. Yo lo llamo la prueba del vaquero: si un tejano le sienta bien a una chica, el resto de la ropa y de la no ropa, le quedará bien.

Pero volvamos a Encarni. La esperábamos a la salida del colegio, simplemente, para solazarnos con la contemplación de su trasero. Vivía apenas a dos manzanas del colegio, pero ese tramo de paseo nos parecía suficiente para alegrarnos el medio día. Los cuatro, a veces, cinco y a veces varios más (aunque no les pillara de camino a sus casas) la seguíamos hipnotizados hasta que se metía en su portal. A partir de ese instante, comentábamos la jugada aunque esta fuera idéntica a la del día anterior y  a las que nos esperaba al día siguiente.

Nuestras inquietudes crecían y un día decidimos invertir en porno. El más alto se negó a la encomienda por altura y no nos quedó más remedio que echar a suertes quien se encargaría de la compra de la revista. Armado de valor, entró en la pequeña tienda y cogió la que más a mano le quedaba. Acertó. El póster central era de una oriental que respondía al nombre de Tsunami. Elaboramos un complejo organigrama y la revista, como el Manifiesto comunista en tiempos de Franco rulaba entre los progres, pasaba bajo mano de uno a otro. Algún egoísta, excesivamente hormonado, se la quedaba dos días y había que recalcular todo el organigrama. Uno de nosotros, no recuerdo bien quién fue, propuso plastificarla. Al final desechamos la idea.

Nuestra vida sexual mejoró con Tsunami. Nuestra relación con las mujeres se limitaba a seguir a Encarni todos los mediodías. Pero un día todo cambio.

Dimos con un local que ponía música española y al que nos dejaban entrar. Habíamos descubierto el que creíamos primer disco de Los Limones y se los pedíamos insistentemente al pincha. Cuando sonaba nuestra petición nos estimulábamos unos a otros como gallos de corral y hacíamos la 14 y la 14 combinada. La primera consiste en acercarte a una chica y decirle: te voy a presentar a mi amigo que te quiere conocer. La segunda: es igual, pero el resto de amigos sujetan al susodicho para que no huya. En el momento de presentarles, una de dos: o se le mete al amigo la mano por la parte trasera interior del pantalón y se le sube el calzoncillo hasta donde dé, o directamente se desabrocha el cinturón y el botón del pantalón y se le baja hasta, si es posible, los tobillos. La verdad es que en esa época no ligábamos mucho. Aún no entiendo porqué.

Las canciones fueron prendiendo en nuestro frontispicio genético y aprendimos que “diez cañas por la noche pueden decir lo que nunca te dije de día”. Beber (sí lo digo con toda su crudeza) nos ayudó a relacionarlos. Aprendimos a no mutar el gesto cuando el calzoncillo rozaba nuestra nuca y hasta conseguimos robar algún beso y más de un teléfono.

Volviendo al presente, decir que, total, no hemos cambiado tanto. Con una edad bastante más avanzada, cuando nos juntamos los de siempre, nuestra lenguaje binario brota de nuevo. Tan interiorizado está, que es casi algo telepático. Pasan un culo o unas tetas dignas, sin ir más lejos, ser mencionadas en esta crónica y se oyen los crujidos de los cuellos (los años no perdonan) y empieza una ronda de codazos y pataditas que se transmite como la electricidad por el agua.

Tetas-culos, culos-tetas, tetas-culos…

8 thoughts on “«Culos y tetas»
Los limones – Sube la marea – 1989

  1. Jajajajaja, me he vuelto a reír un rato con la crónica y de resultas con lo básicos que son los tíos. Aunque ahora, mas de una vez, he escuchado a alguna muchacha: mira que culo tiene ese. Probablemente nos estemos igualando en eso. En mi época aseguro que no se llevaba o sino yo me lo he perdido

  2. Estos chicos son de egb… educación general básica…hay cuestiones que nunca cambian por mucho tiempo que pase.
    ¡¡Qué bueno es echar unas risas!!

  3. Gracias a que apareció el garito y les atrapó la música de los limones, que sino todavía me veo a estos chavalitos detrás del bullate de la Encarni, y el camino hasta el portal de la susodicha se habría convertido a día de hoy en lo que viene siendo en una zanja digna the guinness.
    La música de los limones me encanta y me la bailo toda!!!
    Y la crónica super divertida!!!!
    Tetas, culos, culos, tetas….mu preciosssoooo

  4. Que bueno!!!. Los limones ha sido un grupo con verdaderos himnos. Se rumorea próxima entrevista con Santi Santos… que ganas de verle. La crónica es genial, tan divertida como las canciones de este grupazo.
    Felicidades a todos por el trabajazo.

  5. Uno de mis grupos preferidos con diferencia. Viva los Lim??nes!!. El texto que acompaña al disco es muy bueno, me ha costado dejar de reir. Por cierto, en «el directo» de Los Limones que se grabó en La Botellita de Madrid, creo que colaboró Javier Urquijo.

  6. Sois geniales. Este rato de leer vuestras crónicas es increíble. Habéis vuelto a conseguir que me muera de la risa. Y os lo digo de verdad que esto es lo que se necesita. Buena gente, buena música, corresponsales increíbles y risas, muchas risas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.