VinylRoute

Música e historias de vinilos

“La corresponsal adolescente»
Grease BSO – 1978

TÍTULO DEL ÁLBUM: Grease BSO
AÑO: 1978
DISEÑO: Tim Bryant/George Corsillo
FOTOGRAFÍA: Ron Slenzak

De las películas que me han recomendado mis padres, la única que realmente me ha gustado ha sido Grease. Bueno, Grease y Billy Elliot que también tienen una música muy buena

Grease, como mínimo, creo que la he visto una diez veces. Con mis padres, sola, con mis amigas, con mis amigas en un par de fiestas de pijama (así es como lo llama mi padre, pero yo digo, simplemente, que se quedan a dormir en casa)… No me canso de verla, de tararear las canciones y de bailarlas.

Mis padres tampoco se hartan y cuando la ponen la ven. Y se saben parte de los diálogos; son un poco frikis.

Lo que más me gusta de la peli son las canciones. Mis preferidas son Summer love (me encanta esa escena… él, Danny Succo, con sus amigos presumiendo de su amor de verano y ella, Sandy, recordando con cariño los días que vivió con ese chico ante las recién conocidas Pink Ladies), Look at me I am Sandra Dee (es otra de las escenas que más gracia me hace y esa sí que es una fiesta de pijamas en la que Rizzo ridiculiza a Sandy), You´re the one that I want (el baile está genial y la presentación de Sandy vestida de rockera es genial) y Greased lightinin´ (aquí es cuando Danny, Kenickie, Putzie, Doody y Sonny están arreglando el coche cochambroso de Kenickie y se imaginan que va a terminar siendo un chulísimo coche rojo).

Mis personajes favoritos son Sandy y Frenchie. Me gusta su amistad. Frenchie ayuda a Sandy que es nueva en el instituto y, a partir de ese momento, están muy unidas durante toda la película.

Por si fuera poco, los bailes son muy buenos. Ya me gustaría que en mi colegio hicieran un baile como el que hacen en el instituto Rydell. Y, además, televisado, aunque a mí me daría vergüenza.

Se me olvidaba. Una de las cosas que más gracia me hacen de toda la peli son los andares en plan chulito de Danny Succo. También es buenísima la parte en la que intenta apuntarse a algún deporte y pasa por la lucha, el baloncesto y el baseball y el entrenador se desespera porque se intenta pegar con todos.

De todos modos, lo que más, más me gusta de toda la película es el final, cuando cantan y bailan We go together en la feria que monta el instituto Rydell para celebrar el final del curso.

Grease me parece una bonita historia de amistad y de amores juveniles. En el fondo es una peli romántica con una banda sonora genial. Mi padre, eso sí, cada vez que le digo que me gustaría ver Grease 2 me advierte que es de las peores películas que ha visto en su vida y lo dice tan serio que me lo creo.

En la portada del vinilo aparece una foto de Sandy y Danny cuando vuelven a estar juntos y Sandy, que está guapísima, ya va de rockera.

Me imagino que todo el mundo ha visto esta peli y oído sus canciones. Si hubiera alguien que no lo ha hecho, le recomiendo que lo haga. YA.

Marta

9 thoughts on ““La corresponsal adolescente»
Grease BSO – 1978

  1. Interesantísima la crónica y muy buena conocedora de la peli. Creo que Grease es una pelicula atemporal, mis hijas que se llevan casi 10 años se saben todos los diálogos de memoria, así que si tu piensas que tus padres son frikis imagínate mis hijas, si se juntan, y ahora contigo también que parece que sigues sus mismos pasos, Grease a tope. A mi me encanta también, por ellas la he visto un montón de veces, pero no llego a vuestro «frikismo». Has hecho una elección genial y lo has explicado todo de maravilla. Aquí se vuelve a demostrar que los hijos aprenden de los padres y los padres de los hijos.

  2. Marta, ¡qué bueno que te guste esta película! Aunque al verla a mí siempre me haya parecido que todo gire en torno a ser uno mismo, incluyendo esa imagen que deseamos que tengan los demás de nosotros (¡Ah! Las dos ‘Olivias’ molan, la modosita y la explosiva), sigue disfrutando sin más de Grease, de la vida, de la juventud eterna, de la merecida evasión y de las fuertes emociones. Y, cuando te llegue el momento de ver otra película llamada ‘Casablanca’, cabréate como hace mi chica, rebélate, y grita lo más alto que puedas aquello que canta La Granja: ¡Que se vaya el mundo al traste si no estás tú!

  3. Mi corresponsal preferida ha dado una explicación tan detallada de la película que ya no me queda nada que decir.
    Esta película también la he visto yo 354000 veces, y creo que no exagero.
    Absolutamente enamorada estaba de Travolta, (conste que tenía mucho más mérito, porque ya mi amor hacia el se forjó en fiebre del sábado noche), hasta el punto de que el único póster que había en mi habitación era el de EL, y por las noches hasta mi padre le tenía qué decir un hasta mañana. Lo siento, así era!!
    En cuántas fiestas he sido Olivia, y todavía en alguna fiesta me vuelve a poseer su espíritu y lo doy todo!!!
    En fin, lo dicho como no tenía que añadir mucho a este vinilo os he contado un poco mi vida.
    Corresponsal adolescente, olé tú!!!!

  4. Muy buena la crónica de la corresponsal adolescente! Grease es una de esas películas que se pueden ver miles y miles de veces y siempre van a gustar…
    Y haz caso a tu padre cuando dice que NO veas Grease 2… Lo hace por tu bien ?

  5. Que peli más chula. Me ha gustado mucho la crónica de Marta. Mi personaje preferido era Kenickie con su coche multiuso, en el fondo era el privilegiado de la pandilla. Me encantaba lo bien que bailaba Cha Cha DiGregorio, y me daba pena por lo injusto que fueron con Leo, líder de los escorpiones.
    Felicidades a la corresponsal.

  6. Grease es todo un clásico del género musical.Mi personaje favorito es Rizzo y la canción «There are worse things i could do».
    Cuando mi enano vio por primera vez la película tenía cuatro años… fue aparecer Sandy enfundada en cuero negro y echarse a llorar como un poseso…le gustaba la Sandy buena… todavía nos reímos cuando se lo recordamos.No hay que menospreciar el poder educativo del cine.

  7. Qué decir de Grease… Siempre en mi vida. Mi adolescencia, mi juventud, mi… Me encanta la música, los bailes, la película todooooo. Recuerdo cuando en 2008 estrenaron, en el teatro Nuevo Alcalá de Madrid, el musical. Fuimos a verlo y a mis hijos y (bueno también a mí jeje) les encantó. Y decir que Javier salió súper emocionado porque Sandy (Edurne) le tocó la cabecita y le removió el pelo. Bonitos recuerdos. Y, como siempre, dar un aplauso enorme a la corresponsal adolescente quecomo ha redactado, una vez más, una crónica de 10.

  8. ¡Grande! corresponsal adolescente, y gracias por aportar tu visión de Grease y hacerme recordar la mía de mi preadolescencia. A mí me pilló con unos tiernos 12 añitos y el doble LP fue mi regalo de navidad (junto con, ojito, el también doble LP de la opera-rock de La guerra de los mundos de Jeff Wayne, del que habrá que hablar algún día… sí, era un crío feliz :-)). Fue mi primer regalo navideño «de mayores», ya no juguetitos de niño, y Olivia Newton-Jhon en cuero negro fue la ladrona que se llevó mis primeros suspiros.
    A menudo cuenta el señor Loquillo como él y sus amigos «rockers» entraron en un cine de Barcelona en las fechas del estreno y se liaron a patadas con la decoración y la cartelería, ofendidos hasta el extremo por pensar que en el film se estaba ridiculizando abiertamente su estética, música y actitud vital. El episodio inspiraría poco después una de sus primeras canciones, «No bailes Rock and Roll en el Corte Inglés» que crearía a medias con su amigo el «Rebelde» Carlos Segarra. Puedo empatizar, con mi perspectiva de ahora, con su reacción visceral. Mirada objetivamente, Grease no es la visión idealizada de la américa juvenil de los 50 que pretenden vendernos sino la cruel distorsión de los productores cinematográficos de los años de la música disco, algo que no se puede disimular ni poniendo a Ritchie Valens en el jukebox del bar del instituto. Pero, como toda obra bien hecha, puede trascender a su público objetivo y acabar gustándome hasta a mí, haciendo que el entusiasmo de mi yo de 12 años se imponga sobre mi visión crítica de cincuentero (aunque, si me preguntan, yo siempre diré que los grandes musicales con sintonía de Rock’n’Roll de mi quinta fueron La Bamba y Calles de Fuego).
    Mirando una influencia más positiva de la película en el pop español ochentero, siempre nos quedará el «Vacaciones», la jocosa versión del impagable «Summer Nights» que el inefable Miguel Costas hizo con su banda paralela Aerolíneas Federales, que siempre me devuelve la sonrisa al recordar la carcajada espontanea que solté la primera vez que vi el vídeo por la tele.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *