VinylRoute

Música e historias de vinilos

La corresponsal «Reparadora»
Joaquín Sabina – El hombre del traje gris – 1988

CANTANTE: Joaquín Sabina
TÍTULO DEL ÁLBUM: El hombre del traje gris
AÑO: 1988
DISEÑO: Juan Vida (pintor granadino amigo del cantante)

Esta portada no es del disco que más me gusta de Sabina, muy al contrario, junto con el último que pergeñó junto a Leyva, dejando «descansar» a sus habituales e incondicionales Pancho Varona y Antonio García de Diego, de nombre Lo niego todo, del que solo me gusta la canción que da título al álbum, es el que menos de todos.

Os preguntaréis entonces por qué la escojo, y es por una única canción que me encanta: ¿Quién me ha robado el mes de Abril?. Este tema el año pasado, 2020, tuvo un significado muy especial ya que, debido al confinamiento por la pandemia, nos lo robaron literalmente junto con el resto de la primavera. Después de los aplausos de las 20 horas, todos los vecinos, cada uno en su jardín, cantábamos Resistiré, Quien me ha robado el mes de abril y Color esperanza, con el acompañamiento a la guitarra de mi marido, todo muy típico y muy tópico.

Tampoco esta canción es de las más sabineras en el concepto que, para mí, tal expresión conlleva. Sabina es, como decía mi madre «el poeta de la calle». Un poeta canalla, mujeriego e irreverente (véase como ejemplo Canción para la Magdalena donde entran los tres adjetivos). Canta al sexo, al alcohol, a las drogas, prostitutas, delincuentes y afines con esa voz rota por los Ducados y su amor a lo etílico. Si queréis escuchar al Sabina puro y canallesco tiene discos como Física y química, Yo mi me contigo, 19 días 500 noches, Dímelo en la calle o Esta boca es mía, entre otros. Además, este jienense de nacimiento y madrileño de adopción y por devoción ha escrito dos maravillosas canciones dedicadas a esta su ciudad adoptiva: Yo me bajo en Atocha que, en los conciertos, sustituyó a la inmejorable Pongamos que hablo de Madrid, a la que incluso cambió el final y que muchos de sus seguidores tienen como «himno» de esta urbe. Con su mala salud de hierro, como dice él mismo, cuentan las malas lenguas que esta encerrado en su ático de Tirso de Molina «acongojado» por el bicho aunque escribiendo, de nuevo con Leyva de productor ?, y dicen que con posible disco a la vista.

Para terminar me gustaría reflejar una frase que dijo durante su gira del disco Lo niego todo en la que tuvo que abandonar a medias (Madrid) o cancelar varios conciertos a causa de sus achaques y su paso por diferentes hospitales: «Cuando le cuenten que envejecer es una cosa fantástica, mienten como bellacos. envejecer es una puta mierda» Y yo añado: intentemos seguir siendo eternamente jóvenes independientemente de los años o de los crujidos» corporales.

Carmen HS

5 thoughts on “La corresponsal «Reparadora»
Joaquín Sabina – El hombre del traje gris – 1988

  1. Sin encantarme Joaquín Sabina por el empacho juvenil al que era sometida por parte de mi progenitora, a la que le chifla, la crónica me ha parecido magnífica!!!! Enhorabuena, no sólo por la crónica, también por el positivismo que destilan las últimas líneas.

  2. Cuando a las 8 en punto arrancaban los aplausos, mi gato gruñia, salía pitando y se escondía debajo del sofá. Cuando sonaba el Resistiré, yo hacía lo mismo… De lo que no me canso es de esta canción de Sabina. Con Leyva o sin Leyva, es el puto amo en su género, y por mucho que cambie sigue conservando su esencia, no como el amigo Melendi (es que me ha venido a la cabeza), que ya eso daría para una crónica entera o dos…

  3. La crónica buenísima, se nota que la cronista conoce a este cantautor como la palma de su mano
    Evidentemente al margen de los gustos Sabina es un super poeta, eso es indudable
    Y por supuesto cómo coméntale reparadora intentemos seguir siendo eternamente jovenes….a pesar de los pesares!!!!

  4. Me ha encantado la crónica de «la corresponsal reparadora». Sé, de buena tinta, que es una enamorada de Sabina y eso se ve reflejado en lo que escribe. Y con su última frase «intentemos seguir siendo eternamente jóvenes independientemente de los años o de los crujidos corporales» totalmente de acuerdo. Enhorabuena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *