VinylRoute

Música e historias de vinilos

“No soy misógino”
La Frontera – Si el whisky no te arruina, las mujeres lo harán – 1986

GRUPO: La Frontera
TÍTULO DEL ALBUM: Si el whisky no te arruina, las mujeres lo harán
AÑO: 1986
FOTOGRAFÍA: Julio Moya

No soy misógino. Sí, sé que es lo que dicen todos los misóginos. Pero yo no lo soy. Me gustan las mujeres más que comer con los dedos y yo como hasta la sopa con los dedos.

Me enamoro constantemente. A los tres años bebía los vientos por Pebbles, la de Los Picapiedra. Ya, de carne y hueso, en parvulitos, en las monjas, caí rendido ante la belleza de Mariconchi. En primero de básica, de Esther. En segundo, de Mónica. En tercero, de Belén… Y así podría seguir hasta esta mañana que me he enamorado de la cajera que me ha cobrado en el Lidl.

Sea como fuere, a pesar de mi facilidad para enamorarme, no sé comportarme con las mujeres y he llegado a la conclusión de que compartir algo sincero con una féminaes más difícil que contactar con una raza extraterrestre y salir bien parado. Primero has de coincidir en el espacio y en el tiempo y mira que eso es difícil en un universo casi infinito que lleva en marcha miles de millones de años. Y luego tienes que encontrar la forma adecuada de comunicarte, no vaya a ser que cuando levantes una mano en señal de saludo y paz, para ellos signifique voy acabar contigo y con toda tu descendencia… Y ahora tengo la terrible sensación de que eso es lo que me ha pasado cuando he coincidido en espacio y tiempo con las mujeres y he tratado de comunicarme con ellas.

No soy misógino, pero si  me pongo a analizar los tipos de mujeres que he conocido, son dos: hijasdeputa y muy hijasdeputa.

El primer tipo, la hijadeputa, te ata a la silla con cinta americana y te descerraja un tiro en la nuca. Cruel, sí, pero, dentro de lo que cabe, casi indoloro. El segundo tipo, la muy hijadeputa, también te ata a la silla, pero lo hace con pañuelos de seda y cuando estás esperando con cierta avidez su siguiente movimiento te sorprende con una brutal bofetada. Tú con la boca abierta y sangrando por labios y nariz, utilizas los ojos para lanzarle una súplica y una muda explicación. Se acerca de nuevo, parece que te la va a susurrar al oído, ¡ja!, te arranca el lóbulo de un mordisco y lo escupe. Abandona la escena. Pasado un buen rato, vuelve limpiándose la sangre, tu sangre, y con un cuchillo en la mano. Con una destreza que le suponías imposible te clava la mano al reposabrazos y, mientras miras aterrado ese remedo de crucifixión, te descoyunta dos o tres dedos de la otra mano. Y ya no sabes dónde mirar. A continuación saca una pistola de los bajos de su espalda, pero en vez de regalarte un tiro entre ceja y ceja, se decide por una rodilla. Luego, por la otra. Cuando crees que el fin, por fin, está próximo la llaman por teléfono. Por sus palabras dilucidas que es una encuesta. Ella te mira, tuerce la cabeza, mira su reloj y dice: sí, ahora tengo tiempo. Y se va de la habitación, de la casa, de tu vida,diciendo: playa, hotel, siete de diez, cinco de diez, ocho… y se olvida de ti.

No soy misógino, pero eso son los tipos de mujeres que me he cruzado en la vida. No obstante, sigo buscando. Con mi Harley con ruedines recorro la costa y paro en casi todos los bares que encuentro. Solo me mueven dos cosas: la cerveza y las mujeres (a pesar de todo y de que la muy hijadeputa todavía siga respondiendo a la encuesta). Decía La Frontera que “Si el whisky no te arruina… las mujeres lo harán”. A mí, la cerveza. El whisky me lo quito hace unos años el médico. Mientras me hacía un reconocimiento rutinario, hurgó en mi ropa, me levantó la petaca y se la pimpló.

Yo con mi Harley con ruedines por la costa española.

Amo la cerveza, amo a las mujeres que me maltratan, aunque confío en encontrar a una que tan solo sea medio mala o medio buena, según se mire. Una chica con la que pueda cantar Dos balas perdidas…

4 thoughts on ““No soy misógino”
La Frontera – Si el whisky no te arruina, las mujeres lo harán – 1986

  1. Y dices que no eres misógino? Jajajaja. Tú odio hacia las mujeres es visceral de ahí que te creas que todas van a por tí, un tipo que anda en una Harley con ruedines ¿puede ser de fiar?. Creo que no, aunque me he reído a gusto con la crónica.

  2. Porque somos,
    dos balas perdidas.
    dos balas perdidas,
    dos balas perdidas.
    Contando los árboles en un viejo tren,
    Jugando a las cartas hasta el amanecer.
    Contando dinero, bebiendo licor,
    haciendo las trampas cada vez mejor.…

  3. Yo creo que Carmen anda equivocada con respecto a lo de que eres misógino.
    Yo te he visto de una dulzura y una lírica increíble hablando lo que viene siendo, de nosotras, las mujeres.
    Lo de la Harley con ruedines me parece un detalle muy precioso.
    El médico un tío súper majete quedándose con tu petaca. Cómo se preocupó por tu persona.
    Y por último, olé la Frontera. Una banda genial!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *