VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El corresponsal Indie»
Suede – Suede – 1993

GRUPO:  Suede
TÍTULO DEL ÁLBUM: Suede
AÑO: 1993
FOTOGRAFÍA: Tee Corinne

Juventud flexible

Hace poco ha habido una corriente nostálgica en Twitter que ensalzaba enormemente los años noventa. Como siempre ocurre en Twitter, un ejército de furibundos escritores de relato corto se lanzó con el cuchillo entre los dientes para poner las cosas en su sitio y decir que los años noventa prácticamente fueron un purgatorio por el que tuvimos que pasar sorteando drogas, desempleo, precariedad, el Venao y a King África (más fácil saltarlo que rodearlo), para poder llegar al Nirvana digital en el que vivimos actualmente.

Un Nirvana donde somos más guapos en Instagram, más profesionales en Linkedin, más sociables en Facebook y unos verdaderos “fuckers” en Tinder. Gracias a las redes sociales por fin disponemos de una personalidad poliédrica que nos permite ser Leonardos en nuestra vida virtual. Bien es verdad que unos se acercan más a Leonardo Da Vinci, y, otros, menos habilidosos en la gestión de esas redes, a Leonardo Dantés; pero son Leonardos al fin y al cabo.

Yo comparto esa visión nostálgica de los noventa. Mis razones no son racionales, sino emocionales, en esos años transcurrió la mayor parte de mi larga juventud.

Es normal que miremos con cariño incondicional la etapa de nuestra vida cuando éramos inmortales, inconscientes, incansables, jóvenes caníbales capaces de superar cualquier obstáculo que se atravesara en nuestro camino. Ese periodo donde salir de cañas era la única sesión de fisioterapia que necesitábamos. Con la edad te haces más sabio y piensas que debes sustituir tu vieja bañera por un plato de ducha, comprar en Mercadona Mano de Santo si prevés tomarte más de dos cervezas y llevar una rebequita por si refresca. El fisio, que antes era un camarero, ahora necesita una carrera y mucha fuerza para colocar en su sitio músculos y huesos que ya no nos hacen ni puto caso.

Esa juventud desbocada que se bebía la vida a tragos largos la identifico con un grupo y con uno de sus discos, Suede y su disco homónimo de 1993, que significó su debut en una escena musical en efervescencia.

Suede es un grupo británico en el que destacaban poderosamente su cantante Brett Anderson y su guitarrista Bernard Butler, tuvieron una irrupción gloriosa en la guerra del britpop y su carrera tuvo una evolución parecida a la de mi juventud, se fue apagando con la madurez, las responsabilidades y las entradas y salidas de las clínicas de rehabilitación.

Dos canciones de Suede resumen lo que es ser joven, desbocado, irresponsable y salvaje, “So Young” y “Animal Nitrate”, himnos indies imperecederos.

El 15 de noviembre de 1994 fui a verlos a la Sala Aqualung. A esta sala le pasó como a nuestra juventud, cambiaron un templo de la música rock por un Primark, un Bel Ros, la Casa de las carcasas y un Starbucks. Solo alguien sofronizado por el capitalismo de franquicias puede pensar que hemos salido ganando.

Ese día los teloneros eran los galeses Manic Street Preachers que con su rock potente y políticamente comprometido pusieron un nivel altísimo. Dudábamos que Suede pudieran mejorarlos, pero apareció en el escenario una auténtica estrella del rock. Brett Anderson se apoderó del escenario y de todos los que estábamos allí, saltaba, subía a los altavoces, cantaba con una voz prodigiosa y nuestras dudas se disiparon. Quizás los años hayan engrandecido el recuerdo que tengo de aquel concierto, pero creo que es uno de los mejores y más intensos de los que he disfrutado.

Casi siempre que he ido a un concierto con mi amigo Jesús, una anécdota chusca rebaja el éxtasis musical. Ese día no podía ser menos. Ya los lectores, y, sobre todo lectoras más “gruppies”, sabrán que tengo un tamaño considerable; Jesús tiene un cuerpo en una versión más estrecha, pero de la misma longitud aproximada, así que, juntos nos convertimos en una incómoda barrera visual de todo aquel que se coloque a nuestra espalda y no supere holgadamente el metro ochenta.

A mitad de concierto noté un toquecito en mi espalda, giré la cabeza por encima del hombro y no vi nada; dos minutos después vuelta a empezar, toquecito, giro y nada. Miré a Jesús, estaba con todos sus sentidos concentrados en inventar un idioma con sonido parecido al inglés y sin significado alguno (lo que se conoce cantar en inglés inventado), no parecía que fuera él el que me daba los golpecitos. A los pocos segundos, vuelvo a sentir los golpecitos, me doy la vuelta por completo y me encuentro con que 40 centímetros por debajo de mi visual Olvido Gara, más conocida por Alaska, está intentando atisbar el escenario sin mucho éxito. Muy amablemente me pide que le dejemos ponerse por delante, porque detrás no puede ver. Le digo que a quién le importa con el tonillo de su canción y me suelta un “Además de alto, gilipollas”. Reconozco que en el momento actual, ya mayor y más cascarrabias, me lo  habría tomado mal y habría retado a Mario Vaquerizo a batirse en duelo, en aquel momento me hizo gracia y dejé que me adelantara. Los jóvenes son más flexibles, sí, para todo, lo sé por Tinder.

Gustavo Sánchez «El Indie»

4 thoughts on “«El corresponsal Indie»
Suede – Suede – 1993

  1. Según he empezado la crónica he pensado que no era el corresponsal Indie el que escribía. Ha hecho una crónica real, de un grupo real y un concierto real sin desmadrarse y reconozco que escribe bien el jodio también en tono casi serio. Un puntazo lo de Alaska. Yo, que no la superó mucho en centímetros, me he visto en su misma situación más de una vez. Como siempre mi más sincera enhorabuena Indie.

  2. Indie como siempre inmejorable tu crónica!!
    Verdad es, que has empezado en un tono más solemne y dándonos mogollón de datos de Suede.
    Absolutamente de acuerdo contigo en todo lo que se refiere a los años 90.
    Y por supuesto no podía dejar de aparecer el indie de siempre, ese con el que me desmelenoooo
    Con tema olvidó / Alaska, me parto
    Evidentemente indie eres un corresponsal súper completo!!!
    Sí hay que estar serio se está, y si esto de lo contrario también.
    Enhorabuena indie te espero pronto!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *