VinylRoute

Música e historias de vinilos

«Trastorno explosivo intermitente»
La Guardia – Vámonos – 1988

GRUPO: La Guardia
TÍTULO DEL ÁLBUM: Vámonos
AÑO: 1988
FOTOGRAFÍA: Fin Costello

Aunque estamos lejos de ser inofensivos, por separado nuestro nivel de imprudencia y temeridad mejora a niveles razonables. Vamos a una entrevista, concierto o cualquier evento que implique desplazamiento en coche y conocemos el peligro de sumar nuestras personalidades explosivas. Los gerifaltes de VinylRoute somos así, muy a nuestro pesar y el de las personas que nos rodean. Si arrancamos no paramos, no tenemos fin, no tenemos límite ni conocimiento.

Con el tiempo hemos ido identificando ciertos detonadores que procuramos alejar salvo necesidad imperiosa o descuido. Hoy nos confesamos, os contamos uno de esos clics que ponen en riesgo nuestra relativamente tranquila existencia. Por supuesto, tiene que ver con la música, pero al igual que las bebidas, no todas afectan igual a los humanos. Podemos beber agua, refresco de cola o cerveza, pero no invites a un chupito de tequila ni pongas el “Vámonos” de La Guardia. Cuidado con eso. El enérgico sonido de la batería y los guitarrazos que acompañan todos los himnos que incluye el disco nos hacen enloquecer.

No ha pasado una, ni dos, ni tres veces, son muchas situaciones descontroladas las que han arrancado con La Guardia. Emulando a uno de los detectives de los famosos tebeos de Ibáñez, el alto con gafas, nos hemos disfrazado de fotógrafos de National Geographic para intentar ligar en la sierra, de gondoleros expulsados de Italia para el mismo fin o músicos de otro país escapando del éxito también para lo mismo. Mismo objetivo, distintos vehículos.

Escuchando los acordes del Blues de la Nacional II acabamos una noche en la sierra madrileña. Fuimos pidiendo cada una de las canciones del disco en los garitos por los que pasábamos y ninguno se apiadó, nos pusieron todas. Para celebrar nuestro triunfo cogimos prestado un cono de la carretera, uno de esos de plástico de color naranja. Acompañados de él terminamos brindando con camaradas desconocidos. La copa de campeones pasaba de mano en mano hasta agotar su elixir y las lugareñas aplaudían nuestras bravatas tabernarias mientras nos compartían su contacto para futuras citas.

Al día siguiente, de vuelta a casa, fue difícil poner en pie el hecho de que un cono de carretera sucio con la identificación de DGT estuviera en el asiento de atrás de mi coche. Eso y los siete imanes de frigorífico que adornaban el maletero, todavía me descojono al acordarme de uno que ponía I love Granada (cosas del destino). Si Laura, creo que ese era tu nombre, lee esta crónica, quiero que sepa que seguimos manteniendo la promesa de devolverlos algún día a la puerta de su nevera.

Los músicos de La Guardia no tienen sentido común. No puedes lanzar al mercado un disco como ese y que no pasen cosas inesperadas.  Es un disco redondo, que te empuja a hacer kilómetros, a parar en los bares de carretera con música en directo. Un disco que huele a gasolina, escenarios, guitarras, baterías, alcohol, humo, uaaaaaaaaa que pasada.

Tenemos ganas a Manuel España y sus chicos. Tenemos que hablar con ellos y hacerles muchas preguntas. Tienen que asumir la responsabilidad de su talento y escuchar las consecuencias.

El disco “Vámonos” de la Guardia fue lanzado al mercado por Zafiro. La discográfica recibió de la banda una maqueta que contenía su conocido tema “Mil calles llevan hacia ti”. Al escucharla, les retaron a entregar otros temas de igual calidad. El resultado fue un discazo que vendió más de dos millones de copias e hizo feliz a mucha gente como los que escriben.

2 thoughts on “«Trastorno explosivo intermitente»
La Guardia – Vámonos – 1988

  1. Buena crónica para empezar la mañana con una sonrisa y con muy buena música. Me encanta este disco de La Guardia. Para mí la mejor, la primera que entregaron a la discográfica: Mil calles llevan hacia tí. Enhorabuena VinylRoute

  2. Me parto!!!
    Pobre cono de la DGT, que culpa tiene el pobrecillo?
    Y los imanes de la nevera incluido el granaino, tienen culpa de los desparrames vinylrouteros?
    Pa mi que no!!
    Conste que yo es oír cualquier canción de este grupo, y ahí voy sin acritud alguna a darlo todo.
    Me emocionan, me sé todo su repertorio. Pero ahora tengo sensación de criatura sosa e insulsa, a pesar de bailarme a La Guardia donde sea menester.
    Vinylroute ponéis el listón muy alto. Vive Dios!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *