VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El corresponsal en ruta»
Frank Sinatra – Strangers in the night – 1966

CANTANTE: Frank Sinatra
TÍTULO DEL ÁLBUM: Strangers in the night
AÑO: 1966

La suave caricia de la brisa veraniega

Siempre he soñado con ser el extraño en la noche de alguien. Tanto es así que a veces, cuando sueño despierto con absurdas ideas romanticonas, no puedo evitar tararear el pegadizo “dubidubidú” con el que Frank Sinatra acababa su “Strangers in the night”.

Quizá en otras circunstancias dedicaría una crónica a este himno a los flechazos y al amor a primera vista que se presenta como canción principal de este disco de 45 revoluciones, e incluye cuatro canciones, pues en esa época las canciones de los singles no estaban tan solitarias.

Seguido de “Strangers in the night” suena “Call me” o “¡Llama!”, como aparece traducida en la portada del disco, otra canción de amor que difiere mucho de la anterior, en la que un enamorado ruega a esa persona especial que cuando se sienta sola, se acuerde de quien le ama y le llame. Los arreglos orquestales de esta composición son una auténtica delicia.

Por la cara B aparece la canción que más contrasta con el resto del disco, una alegre versión del “Downtown” de Petula Clark, que aconseja al oyente que visite el centro de la ciudad si desea distraerse, despejarse y divertirse, algo que a día de hoy muchos (yo incluido) intentamos evitar, cuanto más lejos quede el agobio de la metrópolis, mejor.

Por último, pero no por ello menos importante, aparece la canción que me ha llevado a escribir este artículo, “Summer Wind” o “Viento Estival”. Una canción que arranca con unas melancólicas trompetas y un órgano eléctrico que arrancan con gran fuerza y la van perdiendo lentamente, hasta que finalmente callan para que Sinatra cante.

Escribir sobre el verano en otoño es muy duro, y más cuando se ha vivido un verano como lo he vivido yo, descubriendo un mundo nuevo bajo el cielo azul, como Frank Sinatra dice en su canción. Un verano de viajes, risas, sonrisas, de sueños cumplidos, de imprevistos… Unos meses impredecibles e imperfectos, pero mejores de lo que jamás hubiese imaginado.

Como ya comenté en alguna crónica anteriormente, intento elegir la banda sonora para el momento, y mis últimos momentos de vacaciones de verano este 2021, fueron en Granada, un viaje que hice en julio y que decidí repetir en septiembre. Entre estos viajes pasé también por las provincias de Cáceres, Badajoz, Cuenca, Valencia, Huelva, Sevilla, Toledo y Ávila, sumando buenos con buena gente y conociendo un mundo que puede ser maravilloso.

Así pues, con mis últimos ahorros tras un verano movidito, regresé a Granada con mi R7 para exprimir hasta la última gota de mis vacaciones y para tachar de mi lista los últimos objetivos que me quedaron pendientes para el verano de 2021. Mi última noche en el sur la pasé con quien quería estar, buena gente a la que la distancia me impide ver más a menudo, y aquella noche, sabiendo que la próxima llegaría a saber cuándo, la disfruté al máximo.

Acabada la noche, de madrugada subí con mi coche hacia un mirador donde se tienen unas vistas privilegiadas de La Alhambra, de ella me quise despedir diciéndole un “hasta luego”. Apoyado sobre el capó de mi coche encendí un cigarrillo y con una agridulce sonrisa de esas que dicen “se acaba lo bueno” mientras contemplaba aquellos mágicos muros rememoré unas vacaciones inolvidables que iban a acabar casi a la vez que mi cigarro, pues a la mañana siguiente partía para Madrid porque empezaban las clases y con ello la rutina. En aquel momento solitario de despedida sonaba este “Summer Wind” de Sinatra, mientras sentía la suave caricia de la brisa veraniega hasta el año que viene.

Para mayor dramatismo, a la mañana siguiente llovía, y el agua me acompañó durante los más de 400 kilómetros de viaje. En mi triunfal llegada a la capital me recibió uno de sus típicos atascos, algo que me hizo darme cuenta de inmediato de que había vuelto a la rutina y sin haber sacado las maletas del maletero. Fue un poco a lo Dorothy en el Mago de Oz pero a la inversa, de un mundo de color a uno en blanco y negro.

A día de hoy, con el suelo repleto de hojas y el anochecer a las seis y pico de la tarde el verano resulta un recuerdo lejano e idílico al que sonrío cada vez que miro las fotos que cubren mi armario que he tomado durante esos meses. Me queda un año de carrera en Madrid y siguiendo mi filosofía estival voy a tratar de sacarle el mayor partido y aprender algo nuevo cada día, y lo que venga después, muy a mi pesar, nadie lo sabe, tan siquiera yo. El caso es que a veces, inmerso en la monótona rutina, me desanimo y un repentino viento estival que suena como los acordes de esta canción se me acerca para susurrarme que ya queda menos para el verano que viene y se me vuelve a poner la misma sonrisa agridulce pensando en todo lo que voy a tener que hacer…

Por último, dejo un clip de mis amados Simpsons que ha servido para dar título a esta crónica más personal, en el que con una maestría propia de las primeras temporadas utilizan esta canción de Sinatra y que sirve como una buena analogía para ese sentimiento de pena que se siente al acabar el verano.

Javier “Javillac” Ramiro Requena

2 thoughts on “«El corresponsal en ruta»
Frank Sinatra – Strangers in the night – 1966

  1. Corresponsal en ruta, tengo que decirte que Sinatra es sin duda uno de mis artistas preferidos.
    Un placer que hayas hablado sobre el y por supuesto sobre algunos de sus temas.
    En cuanto al final de tus vacaciones, una lastima, pero si te sirve de consuelo es lo habitual, ya que a todos nos ocurre.
    Ahora, está guay que Sinatra te acompañará en ese momento de despedida estival.
    Enhorabuena por la crónica!!

  2. Gran crónica Javillac. Que importantes son los veranos y, a tu edad, aún más. No los olvides nunca. Siempre te acompañarán. En cuanto a la Voz que voy a decir que no se haya dicho ya. Sólo voy a resaltar una canción que tú no nombras y el hizo famosa en inglés con su maravillosa voz: A mi manera (My way). Esperemos que no te perdamos como corresponsal aunque sea tu último año de carrera. Gracias corresponsal en ruta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *