VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El corresponsal Indie»
Happy Mondays – Yes Please! – 1992

GRUPO: Happy Monday
TÍTULO DEL ÁLBUM: Yes Please!
AÑO: 1992

Fracaso volumen 2.

Los humanos del futuro son gilipollas. Con todos los problemas que hay en nuestro tiempo: guerras, la destrucción del medio ambiente, el calentamiento global, la falta de recursos alimentarios para una población creciente, la factura de la luz o la más que probable escasez de ginebra, deciden viajar en el tiempo para traernos lejías que limpian más blanco. Nos enfrentamos a la paradoja de una civilización que ha conseguido reventar la teoría de la relatividad de Einstein y piensa que la solución a los problemas de nuestro tiempo es Neutrex Futura. Son brillantes como físicos pero imbéciles en la práctica.

No me voy a poner estupendo pidiendo que nos manden información de calidad y al por mayor como si fueran narcos colombianos, pero al menos que nos den un poco de información de servicio, aunque sea para consumo propio.

Alguien podría haber viajado a 1991 a avisar a Tony Wilson de que no pusiera ni una sola libra para que Happy Mondays grabara su disco “Yes Please!”. Nadie vino y así pasó.

Happy Mondays era un grupo de Manchester que se formó a principios de los 80. Su punto álgido de creatividad y fama coincide con la explosión de la cultura de club y las famosas raves, todo mezclado con mucho éxtasis (de uno y otro tipo). Estaba formada por Shaun Ryder a la voz, su hermano Paul Ryder al bajo, Mark Day a la guitarra, Paul Davis a los teclados, Gary Whelan a la batería y Bez como bailarín-percusionista.

Era una banda atípica por muchas razones, pero la más llamativa es que a la formación más o menos clásica de voz, guitarra, bajo, batería y teclados sumaron un bailarín-percusionista. Lo de percusionista es porque Bez bailaba con unas maracas en la mano, lo de bailarín es ser compasivo con los movimientos que hacía encima del escenario. La explicación que dio Shaun Ryder, líder del grupo, para contar con Bez fue que un grupo necesita su propia química para funcionar y que Bez era un gran químico. Una manera preciosa de decir que Bez era el que les pasaba la mandanga.

Después de hacer cumbre discográfica con Pills ‘n’ Thrills and Bellyaches presentado en 1990, empiezan a finales de 1991 con la grabación de su siguiente álbum.

La mala situación económica por la que pasaba su discográfica, Factory Records, les hizo prometer que no se excederían con los gastos de la grabación, les asignaron 150.000 libras. Comenzaron a buscar estudios y finalmente eligieron uno situado en Barbados, según parece para evitar que los hermanos Ryder pudieran comprar y consumir heroína.

Uno de los problemas principales fue que, aunque no había heroína, en ese momento Barbados estaba sufriendo una epidemia de crack. Los Happy Mondays decidieron unirse a ella e incluso liderarla. La leyenda cuenta que Shaun se pasaba 20 horas al día encerrado en el baño del estudio fumando crack. Como consecuencia de los excesos y de la medicación que le recetaron perdió la voz, fue incapaz de grabar nada; solamente quedaron recogidas las partes instrumentales del resto del grupo. Nuestro amigo Bez se rompió el brazo tres veces, la primera en un accidente de coche, la segunda en un barco y la última cuando su novia se sentó encima del brazo lastimado.

Llegó un momento en que Shaun se quedó sin dinero para comprar crack y empezó a vender su ropa y el mobiliario del estudio que era propiedad de Eddie Grant. Después de cinco semanas en Barbados, y, habiéndose pulido casi todo el presupuesto, solamente tenían un tema terminado. No contento con todo esto, Shaun decidió “secuestrar” las cintas de las grabaciones y pidió a Tony Wilson 45.000 libras por ellas. Finalmente se conformó con la increíble cantidad de 50 libras que seguramente se fumó en el momento.

De vuelta en el Reino Unido, Shaun fue ingresado en una clínica de desintoxicación. Una vez su salud mejoró, fue capaz de reescribir alguna de las letras y completar la grabación del álbum en un estudio en Surrey.

El álbum finalmente salió el 22 de septiembre de 1992, los Happy Mondays más que duplicaron el presupuesto que les había asignado Factory Records y la acogida no fue la esperada, la crítica de la revista Melody Maker a “Yes Please!” fue un sucinto No Thanks.

Este disco fue el último clavo en el ataúd de Factory Records que terminó en quiebra y fue absorbida por London Records. Con Factory Records desaparecía el sello que alumbró a Joy Division, New Order y Happy Mondays entre otros.

Por eso, al principio pedía que los usuarios de la máquina del tiempo no estén tan pendientes de la limpieza e intenten resolver cosas más pequeñas pero que nos hacen más felices.

Ahora que se han puesto de moda los viajes loquísimos, como los de hipermillonarios calvos en naves espaciales con forma de polla, aprovecho para pedirles a los gerifaltes de Vinylroute que me negocien con los gerifaltes del futuro un viaje al club The Haçienda de Manchester en 1990. Prometo ser bueno y no mezclarme con los músicos.

Gustavo Sánchez «El Indie»

3 thoughts on “«El corresponsal Indie»
Happy Mondays – Yes Please! – 1992

  1. No los conozco, ni me apetece ni me importa. Solo con leerte ya disfruto. No puedo evitar las carcajadas en momentos puntuales y la sonrisa a lo largo de toda la crónica, que además hoy está muy documentada. Indie eres lo más. Deberías dedicarte a escribir. Lo digo en serio. Sigue alegrándome la pajarita. Gracias Indie, gracias VinylRoute.

  2. Tony Wilson sí que contactó con un viajero del futuro;le debió decir uno de eso mensajes abiertos a varias interpretaciones,algo así como»vas a pasar a la historia de la música». Agradecido y lleno de fe,puso la imagen de la Virgen con el niño en la portada…y sí, efectivamente ha pasado a la historia.
    La realidad supera a la ficción,mordaz y brillante Indie.

  3. Indie me has puesto al hilo de una manera impecable de este banda.
    Fenomenal tu explicación.
    Lástima de drogas, que manera de perder la oportunidad de seguir triunfando.
    Estoy segura que el indie siempre se ha mantenido alejado de dichas sustancias. Que por qué lo creo?
    Porque para deleitarnos con su verbo de la manera que lo hace, tiene que hacerlo desde la más absoluta lucidez.
    Enhorabuena Indie!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *