VinylRoute

Música e historias de vinilos

«La corresponsal universitaria»
Moby – Play – 1999

GRUPO: Moby
TÍTULO DEL ÁLBUM: Play
AÑO: 1999
DISEÑO: Ysabel Zu Innhausen Und Knyphausen

Importando las muestras de voz de la cantante afroamericana​ de música folk y blues Vera Hall, Moby reinventa un tema al que bautiza como “Natural Blues”, dentro del álbum “Play”, que se merece no una, sino varias crónicas aquí en VinylRoute. Intentaré resumir la genialidad de esta canción en este escrito, que espero sirva para arrojar luz sobre la figura de Moby y el que considero como su mejor trabajo.

Con una letra repetitiva, que no incluye más de cuatro frases distintas en toda la canción, Moby reproduce las grabaciones de Hall una y otra vez, poniendo el foco en la voz, en ocasiones aislándola del ritmo para después mimetizarla con la electrónica del teclado y la batería. Sin embargo, los versos no cansan ni aburren. Quiero que siga cantándolos, que los repita de nuevo. Se instalan tan fácilmente en mi cabeza, que ya no olvido la melodía. Ni las palabras. Ni a Moby.

El videoclip no decepciona. El cantante, megacaracterizado para ofrecer la imagen de un anciano decrépito, aparece recorriendo en silla de ruedas un geriátrico repleto de otros muchos enfermos. En una atmósfera de dolencia, el protagonista repasa su juventud mediante un álbum de fotos y recortes, así como con vídeo musical que se reproduce en la televisión. Repleta de ojos de pez y horror vacui, la atmósfera se presenta entre azulada y verdosa, con un toque realmente tétrico. Así, culmina con lo que parece una aparición y ascensión religiosa envuelta en un matiz vanguardista. Que nadie se ofenda, es verdadera metamúsica crítica. El fotógrafo y cineasta David LaChapelle, director del video musical, explicó durante el proceso creativo que se buscaba mostrar esa reconciliación de un anciano con la aceptación de que se encuentra al final de su vida. Al hilo de esto, indica que “puedes tener una vida fabulosa, ser joven y pasártelo bien, y en 60 años, ¿quién demonios sabe dónde vamos a estar?”. Así, “Natural Blues” se hizo con el premio al Mejor Videoclip en los MTV Europe Music Awards en el año 2000.

Llegados a este punto, ¿quién es Moby? ¿A quién se le ocurre juntar la voz a cappella de una afroamericana, abrazarla con una base de teclado electrónico, caracterizarse de anciano triste y representar la fugacidad de la vida? La respuesta es igual o más interesante que la pregunta. Richard Melville Hall es un cantautor y productor estadounidense que toma su nombre artístico de una de las obras más famosas de la literatura universal de su famoso tío tatarabuelo Herman Melville, “Moby Dick”. Apasionado de la música electrónica, basa su producción en la mezcla de piezas musicales y ritmos noventeros, incluyendo entre sus temas estilos como el pop, house, disco, blues o folk. No descarta nada y trabaja con todo. Dentro del sector, supone una figura polémica, especialmente de cara al academicismo de los DJs -si es que existe tal-, pues trata de huir de la abstracción que siempre ha tenido este estilo musical. El neoyorkino es el pionero del movimiento (ahora más que normalizado) que propugna el poner una cara visible a su producción, alejándose del purismo y creando una nueva forma de hacer música electrónica: firmándola con su nombre e imagen. Moby además es conocido por su activismo a favor de la lucha climática y el veganismo, dejando esta última reivindicación más que clara con un tatuaje del tamaño de la palma de la mano, que reza: “Vegan for life” (“Vegano de por vida”).

Cualquier canción que busque representar la brevedad de la vida tendrá, por norma y naturaleza, letras alegres y sonidos festivos, o al menos animados. “Natural Blues”, bajo un modernista mensaje de carpe diem con ancianos protagonistas, no cumple la norma pero sí el objetivo. Cuenta con un ritmo resuelto y activo, además de un tempo medio y justo. Y sigue mostrando la decrepitud de la vida y la cercanía de la fecha de caducidad. Son la letra y la melodía los puntos principales que normalmente me suelen atrapar de un tema. Sin embargo, esta vez es el ritmo, la historia, el videoclip y la figura de Moby. La producción en su totalidad que envuelve a “Natural Blues” está historietizada de forma creativa, con influencia musical histórica y esencia personal. Supongo que eso es Moby: creatividad y asombro.

Me imagino a trabajadores de una fábrica, en un turno de noche, cansados y aburridos, poniendo a todo volumen el tema de Moby por los altavoces, cuando nadie ve pero alguien oye. Fantaseo con la idea de que los operarios, cuando termina la canción, declaran por el megáfono como si de un programa radiofónico se tratase: “Esto ha sido ´Natural Blues´ de Moby. Que pasen una feliz noche”. Algo parecido a la conocida escena de Cadena perpetua de Morgan Freeman y Tim Robbins. Se trata solo un escenario ficticio que considero que casa a la perfección con el mensaje del tema. Quién sabe, incluso podría ocurrir en la vida real.

Celia Martín

4 thoughts on “«La corresponsal universitaria»
Moby – Play – 1999

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *