VinylRoute

Música e historias de vinilos

“Monárquicos hasta el tuétano”
Elvis Presley from Elvis in Nashville – 2020

GRUPO: Elvis Presley
TÍTULO DEL ÁLBUM: From Elvis in Nashville
AÑO: 2020

6 de diciembre. Celebramos la Constitución española. Felipe VI nos cae bien. Nos parece un tío preparado. Un buen relaciones públicas. Hasta guapete, para ser Borbón. Se podría decir que Felipe VI no molesta en la España actual. No obstante, hace tan solo unos días, con motivo del reconocimiento que le dedicamos a Enrique Urquijo, instauramos, sí o sí, la Republica de Vinylroute. Nombramos presidente, ministros y ministras y, eso sí, por aclamación popular, una reina de Vinylroute; en este caso, la reina “vinylis” del blues. Sí, ahí se nos noto un poco que los siglos de tradición monárquica en nuestro país han hecho mella en nuestro acervo cultural. Acervo que, por otra parte, está lleno de contradicciones. Vamos, España en puridad.

Dicho esto, apuntar que la monarquía nos parece una institución anacrónica; algo parecido a tirar una cabra desde el campanario para celebrar a la patrona del lugar o embolar con fuego a unos toros por el mismo motivo. O llevar el cuello de los polos subido o perfumarse con pachuli.

En el fondo, estamos muy lejos de ser monárquicos, pero aún, en el fondo del mismo fondo, en ese hueco que queda entre pleura, pulmones y corazón, somos profundamente monárquicos, hasta la médula.

¿Qué cómo nos hemos dado cuenta? Escuchando FromElvis in Nashville.

Descubrir nuevas canciones grabadas a modo de ensayos, entre risas, comentarios del propio Elvis y de los músicos que le acompañan, nos ha devuelto a nuestro sitio, al punto de partida de todo, al convencimiento de que no hay, mucho nos tememos, ni habrá otro como él.

Su voz es la que nos ha llevado a mapear esa zona de la que ya hemos hablado, ese punto que queda justo en el centro del pecho que es a donde te llega la voz de Elvis. Y sí, nos hemos cerciorado de que no hay nada que se le parezca. Con su voz instalada en nuestro interior más profundo confirmamos que es el REY.  El REY del rock and roll, pero no solo. En este conjunto de grabaciones casi espontáneas nos atrevemos a afirmar que es el REY del pop (no hay color con Michael Jackson), del soul, del country, del blue grass, del folk, del góspel y hasta de los villancicos; cosa que hemos comprobado escuchando también la segunda entrega de esta colección, Elvis back in Nashaville.

Nadie tiene una voz tan hermosa, potente y modulable como la suya. Nada te llena el alma, el cerebro y las entretelas de todo tu ser.

En las grabaciones de ambos discos, te da la sensación de estar escuchando a un grupo de amigos, virtuosos instrumentistas de estudio, los Nashville Cats, con un frontman venido de otro planeta. Las sesiones grabadas en directo en el estudio B de la RCA, no son más que eso, sesiones grabadas en un maratón de cinco días, en 1970, de las que salieron los discos Elvis: That´s the way it is, Elvis country y Letter loves from Elvis, y estas otras 40 joyas –de las que hoy hablamos- que han visto la luz en vinilo en 2020 y 2021.

Elvis se convierte de esta manera en REY de toda clase de música que pase por su garganta. No hay más. No hay menos. Canciones –con versiones impagables- que vienen a dotar de sentido a su amplísima discografía y que nos permiten conocer a un REY en plena forma, limpio de polvo y paja –es decir, sin las ampulosas producciones que “ensuciaron” algunos de sus discos por mor del mainstrean, de la comercialidad-.

El REY no ha muerto. Está más vivo que nunca.

¡Viva el REY!

2 thoughts on ““Monárquicos hasta el tuétano”
Elvis Presley from Elvis in Nashville – 2020

  1. Totalmente de acuerdo. Es maravilloso cantando. Y como se movía!!!!!!! Baladas, pop, rock, blues, en fin para que me voy a repetir. Es ÚNICO. EL ÚNICO REY. Me ha encantado la crónica. Genial VinylRoute

  2. Con su música hemos gozado, bailado y nos enamorado, pero con la peculiaridad de que son amores eternos, hasta el final. Esa música y ese Elvis, tenían magia, aún con muchos años, sexagenario, cuando en alguna celebración se escuchaba, el corazón volvía a ser joven y por un rato volvíamos a convertirnos en jóvenes del rock.
    Esa es la magia de la música y del rey que lo llevó a ser grande de verdad, mis felicitaciones a Vinylroute. Bravo por vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.