VinylRoute

Música e historias de vinilos

“Mis cuentas pendientes con Chrissie Hynde”
Pretenders – Get close – 1986

GRUPO:  Pretenders
TÍTULO DEL ÁLBUM: Get close
AÑO: 1986
FOTOGRAFÍA:Richard Haughton

Nunca he visto en directo a los Pretenders en directo; solo en conciertos grabados. Y lo llevó fatal. Hubo un par de intentos, Bilbao y Londres, hace ya unos cuantos años. Después vino la pandemia y aunque editaron nuevo disco,Hate for sale, en 2020, que yo sepa, ni han girado; por España seguro que no.

En 1995, con mi primer trabajo de verdad, remunerado y esas cosas, me gasté 250.000 pesetas en un equipo de música. Era un buen aparato: una cadena Sony con reproductor de cedés. Hasta ese momento, solo vivía de los vinilos y los cedés irrumpieron como la panacea para los amantes de la música. EL cedé no se rayaba, era más barato, tenía un sonido más limpio… ¡Mentira! ¡Nos engañaron! El cedé se raya, terminó siendo igual de caro que el vinilo y el sonido no era mejor. Respecto a su durabilidad, decir que un par de cedés que se quedaron en el coche una semana en verano, se transformaron en una cosa oscura y deforme que fueron directamente a la basura. Sea como fuere, el primer cedé que me compré para estrenar mi cadena con reproductor de cedé fue el Isle of view, el disco desenchufado de Pretenders y, para mí, uno de los mejores desenchufados de la historia.

Pero a lo que iba, tengo pendiente un concierto de Pretenders que espero más pronto que tarde, llegue. Pronto, porque es una espina clavada en mi corazoncito musical y también porque, tanto Chrissie Hynde como yo,tenemos una edad y no estamos para dilatar demasiado las cuentas pendientes.

Cuando Chrissie Hynde se sube a un escenario con sus vaqueros y su telecaster y despliega su particular voz, resulta casi tan viril como Bruce Springsteen. No descubro nada nuevo si digo que es una de las mujeres más andróginas que conozco. Y me gusta, me gusta mucho. Eso me lleva a pensar y a dudar de mi identidad sexual porque Chrissie es, para mí, un icono de sensualidad y su aspecto no es precisamente el de una Marilyn Monroe. Morena, siempre con el mismo peinado, rasgos duros, raya negra enmarcando sus oscuros ojos… huye de lo que entendemos por femineidad como de los sintetizadores o los solos interminables del rock sinfónico. Chrissie Hyndelleva siendo Chrissie Hynde desde los años 80. No se ha operado, cosa de muy agradecer (no hay nada peor que un rostro mancillado y estandarizado por un bisturí) y suma años sin preocuparse por ello.

Y a mí tampoco me preocupa.

Nunca me han gustado las señoras mayores salvo en esa época de efervescencia sexual púber en la que te gusta hasta la abuelita Paz, la de los tebeos. Pero salvo en ese período tonto que todos pasamos, las prefiero, por regla general, más jóvenes que yo. A Chrssie la respeto y admiro tanto que, a pesar, de sus 70 años me sigue pareciendo un icono de belleza diferente. Me imagino quetiene mucho que ver el embeleso que me produce verla con sus ya citados vaqueros y su telecaster y esa voz tan tan diferente. Habrá otras que tengan mejor voz, pero nadie tiene su voz, una voz que es inimitable.

No es bueno tener cuentas pendientes. Se terminan enquistando. Espero que Pretenders giren de nuevo. Y sería la bomba conocerla (sí, bíblicamente hablando). Sea como sea Don´t get me wrong…

One thought on ““Mis cuentas pendientes con Chrissie Hynde”
Pretenders – Get close – 1986

  1. Fantástica crónica. Espero que tus sueños se hagan realidad y Pretenders vuelva a girar porque un quiste de ese tamaño es difícil de quitar. Y no dudes de tu sexualidad, a tus años ya deberías saber qué, cómo y porqué eres lo que eres 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *