VinylRoute

Música e historias de vinilos

“El puto amo”
Rosana – Luna nueva – 1998

GRUPO: Rosana
TÍTULO DEL ÁLBUM: Luna nueva
AÑO: 1998

Creyentes y no creyentes, meapilas y ateos practicantes (sí, esos que de su negación hacen religión), hombres y mujeres de bien y de mal… convendréis conmigo que el puto amo de los influencers a nivel planetario no es otro que “Jesusito de mi vida (no me acuerdo cómo sigue)”. El tío sin redes sociales se marcó un pelotazo de escándalo. Y es que algo tendría el chaval cuando dos mil años después seguimos con homenajes, comprando sus productos y encomendándonos a su padre cuando las cosas vienen mal dadas (es famosa la anécdota de Tierno Galván, ateo donde los haya. Tenía un crucifijo en la mesa de su despacho y cuando le preguntaban respondía: por si acaso).

(Que eres niño como yo… ¡me acabo de acordar!)

A lo que íbamos. Dos mil años y seguimos celebrando, nacimiento, muerte y -¡esto mola que te cagas!- resurrección. Y, la verdad, con algo de razón. El colega no daba puntada sin hilo y todo lo que dijo era en plan positivo, ni un solo mensaje de tuitero cabreado ni nada por el estilo. Y mira que le hicieron judiadas (sobre todo, la última). Pero el tío, erre que erre, qué seáis buenos, qué os queráis, qué no discriminéis, qué no abuséis del débil, qué honréis a vuestros padres… pues el mensaje caló, no lo hemos llevado muy bien a efecto, pero todos sabemos lo que está bien y está mal y nuestra filosofía, nuestro derecho vive en gran medida de lo que este tipo enseñó.

Sí, ha dejado huella. Tanta que en muchos pueblos de España no hay ni siquiera ayuntamiento, pero sí una iglesia donde echar un rezo si te brota.
Guste más o  guste menos, el hijo del carpintero debía tener algo que ha transcendido hasta nuestros días. Para los creyentes está claro. Para los que no lo son quiero pensar que reconocerán el mérito de un señor que le dio la vuelta al mundo, a la forma de entender la vida y a las relaciones entre individuos.

Cada año por estas fechas, son muchos y muchas los que intentan pegar un pelotazo marcándose un villancico, pero nadie lo ha conseguido como Rosana a finales del siglo pasado. La canaria, con su encanto, espontaneidad y simpatía nos cambió la Navidad con un tema sencillo (no vamos a repetir de nuevo lo complicada que es la sencillez) que aún hoy sigue sonando. Su voz, tan personal como bonita, se coló en los hogares españoles permitiéndonos desterrar o, al menos, descansar del Tamborilero de Raphael.

Por cierto, hace mucho que Rosana no saca disco. Se la echa de menos. Investigaremos.

Una última cosa: sed muy felices y Feliz Navidad.

5 thoughts on ““El puto amo”
Rosana – Luna nueva – 1998

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.