VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El Corresponsal Indie»
Pet Shop Boys – Actually- 1987

GRUPO: Pet Shop Boys
TÍTULO DEL ÁLBUM: Actually
AÑO: 1987

Alerta spoiler

Alerta spoiler es lo que ponen en los artículos o entradas cuando van a destripar una serie. Alerta spoiler es la frase que debería preceder a mi mujer cada vez que se sienta conmigo en el sofá para ver la televisión.

Mi mujer es la reina del “spoiler” involuntario. Tiene un don que se manifiesta especialmente en las series de misterio y crímenes, siempre adivina lo que va a pasar.

El don a veces sirve para destriparme la siguiente escena, “A este le van a matar” o para destrozarme la serie al completo, “Uy, el asesino es el chico de la gorra que estaba junto al kiosco cuando pasaba el protagonista”.

Cuando comenta algo sobre la serie que estamos viendo lo dice sin filtro, guiada por un ansia de compartir conocimiento que debo decir que no agradezco. Y el problema a la hora de descubrir culpables es que necesita pocos datos para dar con él, en ocasiones lo ha hecho en los primeros minutos del primer episodio de una serie de ocho capítulos. Da igual los giros de guion que hayan diseñado los creadores, mientras el resto de los mortales estamos siendo manipulados cambiando de opinión constantemente acerca d ellos culpables, ella desde el primer momento tiene claro el asesino, el móvil, el arma homicida y el lugar donde ha sucedido el crimen. Sobra decir que es odioso jugar con ella al Cluedo, ha habido veces que lo ha ganado sin hacer preguntas al resto.

No sé si esta capacidad se debe a que tiene alma de guionista o a que tiene dotes adivinatorios, si fuera esto último, podría centrarse en adivinar los números de la combinación ganadora del Euromillón y no en estropearme la resolución de los asesinatos.

Investigando esa faceta suya, pregunté a mi suegra y me confirmó que es algo que tiene casi innato; ya con ocho añitos en el segundo episodio de Verano Azul les dijo que Chanquete tenía mala cara y que no llegaba vivo al final; en Bambi soltó a sus hermanas menores que ese cervatillo tenía pinta de huérfano en la primera escena, los llantos infantiles empezaron con la película recién comenzada.

Para evitar este incordio diario al que me tenía sometido decidí dejar de ver series con ella, necesitaba que alguien me recomendara alguna serie. El gerifalte del batín de seda me recomendó Sex Education, no sé si con segundas.

Empecé con mi divorcio de plataforma digital con una serie que básicamente cuenta las desventuras afectivo-sexuales de los alumnos adolescentes hiper hormonados de un instituto británico. En realidad, el instituto es el típico de las películas americanas, pero en el Reino Unido, no sé si tiene que ver con que en el imaginario colectivo cuando nos hablan de jóvenes de instituto pensamos en el baile de graduación, los populares, los deportistas y los empollones y no en la triste realidad de la asignatura de recuperación de Matemáticas de tercero de la ESO, que tiene poquísimo glamur.

El instituto de Sex Education es un sitio imaginario donde los chavales cuando cumplen los dieciséis años rompen a follar en todas direcciones, hay heterosexuales, bisexuales, gays, queers, una chica que en los últimos capítulos va con una cabra y no sé si nos quiere decir algo. De alguna forma, en Moordale, así se llaman el instituto y la localidad, se produce una revolución sexual en vivo y en directo, revolución sexual que yo estuve esperando largos años y que nunca llegó a alcanzarme.

Si comparamos ese mundo de ficción de Sex Education (pero cercano al que viven los adolescentes contemporáneos) con el mundo en el que me tocó pasar la adolescencia, vemos que en eso hemos ido claramente a mejor. Es posible que como buen padre responsable alguien piense que en el medio está la virtud, pero mirad lo que ha pasado con Ciudadanos, casi mejor nos quedamos con Moordale que con una versión edulcorada de la sexualidad adolescente ochentera.

En esa época tocarse te condenaba a la alopecia y a la pérdida de visión y materia gris (creo que tengo la triada). Todo lo que el sexo tiene de comportamiento natural se desterraba para presentarlo como algo demoníaco que nos empujaría a arder para siempre en el infierno.

Esta es la temática de “It’s a sin” uno de los mayores éxitos de Pet Shop Boys, primer sencillo de su LP “Actually”. Neil Tennant describe en la canción el cerrado ambiente de una escuela católica en su Inglaterra natal que se parece mucho al ambiente que había en una España que olía a cerrado.

Hoy a pesar de todo, estamos en un poco más cerca de un mundo donde nos juzguen por nuestros deseos más íntimos, donde se intente más entender al otro que hacerle sentir culpable o distinto, en definitiva, un mundo más tolerante y humano.

Creo que, si esto es así, alguna responsabilidad tienen Neil Tennant y Chris Lowe, Pet Shop Boys.

5 thoughts on “«El Corresponsal Indie»
Pet Shop Boys – Actually- 1987

  1. Yo, por mucho menos, ya me he divorciado cinco veces. Valóralo, aunque, claro, yo siempre tenía mujeres (muchas) en la recámara.

  2. Joder macho, no tenéis filtros. Acabáis de descojonar una de mis series preferidas, Sex Education. Os pasáis todo por el forro, sois unos macarras de pelotas.

  3. Indie me desmelene de nuevo con tu artículo!!!
    Me ha dado mucha lástima que tengas la triada…. Ya sabes…..
    También me da mucha lástima el divorcio plataformario con tu partenaire.
    Pero me alegra, como tú bien dices, que si los Pet shop boys han tenido que ver algo con la influencia a la tolerancia actual, hayan triunfado de la manera que lo han hecho.
    Por cierto, dile a tu esposa que nos tenía que haber ido avisando a todos de la salud regulera de Chanquete. Me hubiera dado tiempo a prepararme, vive Dios!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.