VinylRoute

Música e historias de vinilos

“Whisky sour y Joni Mitchell”
Joni Mitchell – Blue – 1971

GRUPO: Joni Mitchell
TÍTULO DEL ÁLBUM: Blue
AÑO: 1971

45 mililitros de bourbon, 30 de jugo de limón, dos cucharadas de azúcar, clara de huevo, hielo y piel de naranja para decorar. En la coctelera se mezcla el whisky, el limón, la clara de huevo y el azúcar. Se agita vigorosamente, sin añadir el hielo. Es lo que se llama el dry shaking. Añadimos los hielos y volvemos a agitar. La piel de naranja en el vaso. Se sirve y a disfrutar de un buen whisky sour..

Siempre me ha gustado la cocina y esta fue mi primera “receta”. Con nueve años se la preparaba a mi padre. Con el tiempo, heredé la afición y no hay día que no me empuje cinco o seis whisky sour.

Vivo en un ático en la Diagonal y puedo decir, no exento de orgullo, que en diez kilómetros a la redonda, todos los camareros y camareras de todos los bares de ese perímetro me conocen por mi nombre y es verme entrar por la puerta y sacar la coctelera. ¡Ojo! A más de uno le tuve que enseñar la fórmula mágica y su elaboración, pero, ahora, todos y todas se han convertido en auténticos expertos a la hora de preparar mi combinado.

Los locales son de todo tipo. Frecuento desde la tasca más tosca hasta el garito más sofisticado. En dos de estos, el Moonlight y el Sirena´s, además del cóctel, cuando entro, pinchan el A case of you de Joni Mitchell; la combinación con el combinado es sublime.

El amargor de la bebida se mezcla con la suavidad de la voz de la cantante canadiense, el dulcémele de los Apalaches y la guitarra de James Taylor. El frío del vaso, el gusto del bourbon en la boca y la voz de Mitchell en mis oídos es un regalo para mis sentidos. Para completar el escenario, cierro los ojos y la imagino con jugando con su pelo, a contraluz, después de habernos amado durante toda la noche. Y para no dejar fuera el olfato, enciendo un Kruger y aspiro su aroma.

Joni Mitchell me ha dado mucho. Escuchar Blue es volver a un tiempo en el que fui feliz, en el que navegábamos por el mar de Creta buscando la cueva en la que se refugio la cantante antes de grabar esta joya de la música popular. En esa búsqueda nos tocábamos el alma; no se me ocurre descripción más certera de lo que sentí, de lo que aún me mantiene en pie deambulando por todos esos bares en los que te sigo bebiendo, escuchando, sintiendo.

Me he propuesto ampliar el perímetro. Pasar de los diez kilómetros a los quince y seguir impartiendo clase, y sobre todo estilo, a los camareros y camareras que me ayudan a convivir conmigo. Quizá no tenga sentido, pero, desde que se fue, ya nada lo tiene.

One thought on ““Whisky sour y Joni Mitchell”
Joni Mitchell – Blue – 1971

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *