VinylRoute

Música e historias de vinilos

«La Corresponsal de colores»
Concierto Madness – Noches del Botánico 2022

GRUPO: Madness
LOCAL: Noches del Botánico
FECHA: 23 de junio de 2022

«Cuarenta años de ska»

Puerta de entrada, gente entrada en años, en kilos, el pelo escasea y las arrugas campan por los rostros sonrientes (que no por los corazones) de aquellos que bailábamos el ska rugiente y desenfadado de los madness, esa banda de locos caricatos, hijos de los Monty Phyton, burla de la Inglaterra carca, mods de flequillos repeinados y pitillos arremangados, botas y tirantes…Welcome to the house of fun!

Empezaron fuerte, ni más ni menos que con el “One step beyond”, que levantó (algunos con algunas penurias) de los asientos a los fieles seguidores de los locos del barrio. Marcapasos lanzando chispas, seguimos pateando y cantando los temas de muuuuchas décadas, desde “MY girl” a “Our House”, recordando los momentos en que hacíamos lo mismo con unos años menos, mucha ilusión por delante, mucho tiempo por delante…. ¡Y que modernos éramos!

Madnes era, y es, símbolo de diversión, de risas, de  hacer el trenecito bailando ska, arrancando risas, poniendo a prueba las rodillas, recordando las noches de los ochenta, en  las que los mods se volvían locos y nos sumábamos todos a ese baile inconfundible e incombustible, a esos ritmos trepidantes, a la locura y risa, amor y música, lo que es la música.

Saggy sigue siendo el mejor maestro de ceremonias, vacilando al personal  preguntando si los asistentes pensaban que venían a un concierto de las Spice Girls…. Todo, y todos vuelven,¿ no?

De agradecer que sigan en la brecha, que sigan haciendo música, ya con un tono más relajado, pero la estética, el sonido y la inconfundible voz de su cantante, nos sigue transportando a las casa de Madness con su nuevo trabajo  “The Liberty of Norton Folgate”, Y siguen sonando muuuuuy bien, mucho, aunque no haya tanto acompañamiento de baile…. En “Baggy trousers”  caben los kilos, años y recuerdos, la ilusión de seguir escuchando música de la buena, de los que hacen historia, de músicos que siguen dando conciertos, porque esa es su esencia, que no debe haber ausencia aunque pasen los años, porque vale, sí que pasan, pero para darle más valor  a la música, esa música de buena añada y que no se añeja, canciones eternas en nuestro corazón y oídos.

Así que acabemos como ellos, cogiendo un barco nocturno al Cairo, (“NIght boat to Cairo”)  un barco luminoso que vibre con música, que nos lleve a orillas de recuerdos y mares de oleaje de notas musicales, pero sobre todo, que nos siga zarandeando y moviendo, que sigamos sintiendo el sol y la lluvia (“The sun and the rain”), que no nos dé vergüenza  (“Embarrasment”) volar con alas de paloma…. (“Wings of a dove”).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *