VinylRoute

Música e historias de vinilos

“Discos que nos hicieron sufrir (Entrega 4)”
King África – La Bomba – 2000

GRUPO: King África
TÍTULO DEL ÁLBUM: La Bomba
AÑO: 2000

Nuestro mundo está cambiando a ojos vista, con cambios rápidos y dramáticos que hacen que lo que antes eran tradiciones o lugares comunes dejen de tener significado.

Uno de esos lugares comunes era el carácter de los castellanos, dibujados como personas sobrias, austeras, serias y cabales. Mi familia es castellana mayoritariamente y cumplían con el estereotipo. Parecía que esa tierra dura, seca, heladora en invierno y abrasadora en verano había forjado unos hombres y mujeres sufridos, callados y poco dados a festejos y zarandajas.

Pero un hecho que, en principio, podría parecer exento de valor lo ha modificado todo, ha provocado un efecto mariposa «tropicalizante».

Junio de 2022, estoy en Valladolid, los gerifaltes me han enviado para ver si puedo dar con el paradero de alguno de los miembros de los Celtas Cortos. He sido convenientemente instruido y entrenado por el Corresponsal Indie para acometer esa difícil misión, por lo que no hay duda que me dirijo directo al fracaso.

Después de recorrer la ciudad infructuosamente de norte a sur, de este a oeste, sin resultado alguno, la sed y el sol que brilla con fuerza me empujan a buscar una sombra. Me interno en el Campo Grande, el parque más conocido y céntrico de la capital castellana.

Antes, en mi deambular por la ciudad he ido apreciando señales de un cambio en la fisonomía de la ciudad. Los antaño inmensos pinares han sido sustituidos por plantaciones de cocoteros, el recio acento castellano se ha dulcificado y se oye a menudo la coletilla “mi amol”, se nota mucha humedad en el ambiente y se ven bandadas de tucanes que han sustituido a los estorninos. En los bares con la cerveza ya no ponen torreznos, te ofrecen yuca frita, plátano macho frito o frijoles de aperitivo; el ceviche, los chicharrones y el arroz congrí ocupan, en la carta de los restaurantes, el lugar que antes tenían el lechazo o el tostón. La Plaza Mayor está llena de grupos de músicos que amenizan a turistas y paseantes con salsa, merengue, bachata y son.

Me interno en el Campo Grande buscando el frescor y la sombra. Por lo menos los pavos reales permanecen y no ocupan su sitio monos aulladores. Desde fuera de su recinto se oye su graznido y me acerco a uno de ellos que tiene la cola completamente abierta, a su lado aparece un personaje bastante alto, grande en volumen, con gafas oscuras, una especie de blusón naranja largo que casi le tapa las deportivas y con un tocado imitando a las plumas del pavo real, lleva un micrófono en la mano y le siguen dos bailarinas vestidas con un exiguo bikini. Me grita: “Boooomba”. Antes de que empiece con “un movimiento muy sexy, sexy” huyo despavorido.

King África vive en Valladolid y desde que fijó allí su residencia se han ido operando todos estos cambios de los que he hablado y que han desnaturalizado la vieja Castilla. Nada es igual si en lugar de bailar jota castellana pones una mano en la cabeza, haces un movimiento sexy, pones una mano en la cintura, haces otro movimiento sexy y empiezas a menear.

La Bomba de King África, más que un disco que nos hizo sufrir, fue una bomba que acabó con nuestro mundo.

2 thoughts on ““Discos que nos hicieron sufrir (Entrega 4)”
King África – La Bomba – 2000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.