VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El Corresponsal Cabezudo, 50% de Pico y Pala DJs»
Iberia Fest 2022. 7 y 8 octubre

FESTIVAL: Iberia Fest 2022
LOCAL:  Benidorm
FECHA: 7 y 8 de octubre de 2022

Iberia Fest 2022

Con la ilusión compitiendo con el temor a los tiempos atmosféricos inestables que nos toca vivir, nos encaminamos a la siempre fascinante Benidorm para la décima edición de un clásico del rock patrio. Enhorabuena por su vigencia y por la elección del lugar, el Parc L’Aigüera-Escenario Julio Iglesias compite con los mejores y más cómodos recintos festivaleros de medio aforo.   

El viernes es el día de viaje y ubicación, por lo que no llegamos antes de que salgan los BURNING. Inalterable en su atuendo, el superviviente de otros tiempos, Johnny Cifuentes nos deslumbra con un ejercicio de cardio y actitud tras sus sempiternas gafas de sol. Bien rodeado de una solvente banda, nos mete el gusanillo del rock canalla en el cuerpo y pasamos de 0 a 100 en su bolo. Mucho más que lo que hacía la chica como tú, el atraco nena y una noche sin ti. Larga vida al R&R y a su autopublicitado local, el Cocodrilo madrileño, que aún resiste, como él mismo.   

Y con el canallismo vintage a flor de piel, pista para ILEGALES. Ya había comprobado hace meses que estaban en excelente forma y son una máquina perfectamente engrasada. Se gustan, han venido a gustarte y se curran la escenografía y el vestuario (lo que ahora llaman outfit y que muchas bandas descuidan innecesariamente). Incontestable set list que se queda corto y apuran hasta el último minuto que les dejan. Jorge Ilegal dando y recibiendo amor y devoción, de la rabia juvenil a la paz en nuestros corazones viejunos.   

Disputándoles el trono de la noche, con todos ustedes, LOQUILLO, aún mas crooner que nunca. Impasible el ademán pese al baño de sudor, con una banda rodada y liderada por un Igor Paskual que no se puede gustar más y reclama su rinconcito glam siempre que puede, nos dan ración y media de himnos generacionales y canallismo ya envasado. No hay queja posible mientras suene lo de feo, fuerte y formal.   

Ya castigados en busca de la cerveza agotada en las barras, increíble pero cierto, contemplamos una versión muy desmejorada de M CLAN. Si Carolina, Maggie despierta y su llamando a la Tierra consiguen conmovernos y llevarnos a un lugar pasado, el resto del set para jugar el descenso. Sos vos…..¿o soy yo?  

Las ganas de seguir disfrutando la amistad nos arroja a las calles benidormenses, siempre inabarcables y estimulantes. Way of life.   

El sábado comienza sin retrasos y con el prescindible bolo de RAMONSTERS, ese experimento ramoniano por ese ser llamado Vaquerizo, por lo que, será el entrañable MIGUEL COSTAS quien nos haga vibrar con ese catálogo de canciones de Siniestro y Aerolíneas que son factura suya. No se puede dar más con menos, banda autodefinida como furgonetera que nos emociona mucho y bien. Que bello es vivir.   

Turno para Aurora Beltrán y sus TAHURES ZURDOS, que contra todo pronóstico nos dieron el concierto más emocional de la jornada. Canciones conocidas y otras menos, amplificadas con todo el amor y la reivindicación de todo lo que como sociedad nos queda por hacer. Impecablemente acompañada por su hermano Lolo a la guitarra y por un bajista y batera que no dejaban de sorprendernos por su sobriedad y precisión. Y sin duda, Aurora le disputa el liderato virtuosista a Jorge Ilegal. Aprended, queridos, envejecer bien es esto.   

Y de repente, el medio aforo que teníamos hasta entonces se llena para asistir al gran reclamo de la jornada, BONNIE TYLER. Es de suponer que la parroquia british no estaba interesada en el resto del cartel y si para ver a la galesa. Con una banda londinense, así nos la presentó, encalomada en unos tacones de 15 cm. y leonina melena al viento, recorrió hits propios y alguno ajeno para recordarnos los tiempos en que arrasaba aquí y allí. Ejercicio nostálgico no exento de condescendencia, con limitaciones disimuladas por los técnicos de mesa.   

Abandonando ya el recinto el mundo guiri, nos quedaba la banda más esperada por el público asistente (según el conteo de las camisetas y conversaciones). LOS ZIGARROS toman la escena.  

Tenía muchas ganas de verlos en directo y reconozco que no sólo no me defraudaron, sino que llegaron a fascinarme. Con una impresionante puesta en escena, su mezcla de rock canónico e incluso glam, una cuidada lírica con reminiscencias a Tequila y a bandas pretéritas como Módulos o Bruno Lomas, hacen de ellos uno de los mejores directos que he visto. Banda contundente, sin excentricidades, y con un dominio del escenario propio de sus más de 10 años de ejercicio, los hermanos Tormo y compañía nos dejan con el mejor sabor de boca posible como cierre para un festival.  

Se echó de menos el poder aguantar un poco más en el recinto, comentar la jugada con el personal, pero probablemente el vecindario ya estaba saciado de rock and roll actitud. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *