VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El Corresponsal Indie»
U2 – Achtung Baby – 1991

GRUPO: U2
TÍTULO DEL ÁLBUM: Achtung Baby
AÑO: 1991

Mesianismo bien

¿Se puede cambiar el éxito arrollador por un salto al vacío sin tener claro que haya red?

Se puede, otra cosa es que el resultado sea bastante poco alentador si te pegas una hostia gigantesca contra el suelo; como, además, el tamaño de la hostia depende de la altura desde la que puedes caer, no parece razonable que en un punto alto de una carrera musical una banda decida dar un volantazo y cambiar su rumbo hacia territorios ignotos.

Algunos han tomado este riesgo. Me viene a la mente como primer referente Leticia Sabater, que decidió dejar de vivir en la memoria de una generación como la maciza de “A mediodía, alegría”, para ser recordada como la cantante con abdominales marcadas que perpetra ritmos latinos con letras erótico-festivas como sus hits “La Salchipapa” o “El Polvorrón”. Otro viaje inesperado pero con mejor desenlace lo hizo Christina Rosenvinge desde el pop naïf de Álex & Christina a la canción de autor alternativa, pasando antes por un periodo de búsqueda americana con Sonic Youth haciendo de guía.

El disco de hoy es, como el de Christina, un relato de éxito, pero en este caso la dimensión del éxito y el riesgo asumido viene determinado por el tamaño inabarcable de la banda que hizo el trayecto, U2.

El disco no es otro que Achtung Baby publicado en 1991 y es una de las dos cumbres en la carrera de U2 junto con The Joshua Tree.

Achtung Baby supone una reinvención de U2, producto seguramente de las críticas con que fue recibido su álbum anterior, Rattle and Hum, un disco mezcla de grabaciones en directo y en estudio en el que se marcaron un homenaje a la música americana y explotaron al máximo su vena mesiánica. El disco no fue un fracaso en ventas, pero la crítica les acusó de ser pretenciosos y rimbombantes, lo que yo llamo mesianismo mal.

Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr deciden que tiene que haber un cambio de rumbo en su carrera, pero no hay acuerdo dentro de la banda sobre el camino que deben tomar, de alguna manera se crean dos bandos, uno que opta por una ruptura con lo anterior (donde están Bono y The Edge) y otro que pretende cambios más estéticos que de concepto. Esta disputa lleva a la banda al borde de la disolución hasta que en una sesión de forma improvisada nace One. One no deja de ser una canción de amor que a la vez se refiere a la situación por la que están pasando (“We’re one but we’re not the same, well we hurt each other then we do it again”).

Finalmente, la posición de Bono y The Edge se impone e inician una exploración que los lleva a territorios cercanos al rock alternativo, a la música electrónica o al rock industrial, fuertemente influenciados por los grupos del sonido Madchester o bandas como Nine Inch Nails.

La grabación se inicia en los estudios Hansa de Berlín, ciudad que ha vuelto a ser el centro de Europa como consecuencia de la caída del Muro. La parte final de las grabaciones se desarrolla en Irlanda y el resultado final seguramente debe mucho a la intervención de Brian Eno, que curiosamente acompañó a Bowie en sus tres discos berlineses, dos de los cuales fueron grabados en los mismos estudios que el Achtung Baby.

El resultado son canciones sin el contenido político o social de otros discos, más centrados en el amor, las relaciones personales, la religión; canciones más oscuras que las habituales de U2, pero algunas auténticas obras maestras que por derecho entran en la lista de mejores canciones del grupo.

Mención especial para la ya comentada “One”, “Even Better than the Real Thing”, “Until The End of The World”, la preciosa “Whose Gonna Ride your Wild Horses”, la hipnótica “The Fly” o la que más conecta con su sonido anterior, “Ultraviolet (Light my way)”.

Un trabajo enorme que tuvo una presentación en directo, el Zoo TV Tour, que lo elevó aún más. Yo tuve oportunidad de asistir el 22 de mayo de 1993 a su concierto en el demolido Vicente Calderón (con los Ramones de teloneros) y lo que viví fue uno de los mayores espectáculos musicales que se hayan hecho nunca, rompedor, apabullante, con Bono de maestro de ceremonias unas veces como líder mesiánico y otras, como The Fly, una especie de autoparodia de estrella de rock. En esos momentos los que allí nos congregamos, más que seguidores, éramos adeptos a un culto musical, el mesianismo bien.

6 thoughts on “«El Corresponsal Indie»
U2 – Achtung Baby – 1991

  1. Buen articulo, el mejor disco.
    Yo los vi en el Calderón en eln97 con Pop. Tocaban con zoo tv en Anoeta una semana desp6de ir a ver a Dire Straits. Y me dijeron que primeras filas no sonó bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *