VinylRoute

Música e historias de vinilos

Concierto – Triángulo de Amor Bizarro – The Parrots

GRUPO: Triángulo de Amor Bizarro
TELONEROS: The Parrots
FECHA: 22/05/2021
FESTIVAL: Tomavistas Extra 2021
LUGAR: Parque Tierno Galván

Chúpate esa, Linterna Verde

Después de muchos meses voy a mi primer concierto. El virus que ha trastocado todo también ha vapuleado al mundo de la música, especialmente al de la música en directo y, ya sea por falta de oferta o falta de ganas o por miedo, hasta ahora no había vuelto a ver grupos en directo.

Para 2020 cuando el mundo se paró ya tenía entradas para conciertos que nunca se hicieron, una para el Mad Cool 2020, el día que iban a tocar los Pixies y otra para ver a Wilco en el Botánico. El Mad Cool se suspendió en 2020 y se ha vuelto a suspender en 2021, lo mismo acabo teniendo descuento de pensionista cuando se vuelva a celebrar. Los conciertos del Botánico se suspendieron el año pasado y este año Wilco se ha caído del cartel. Hay maledicentes que sostienen que es por la lucha que se ha abierto, por ser considerada la meca mundial de la libertad, entre la Comunidad de Ayuso y la tierra de los libres y hogar de los valientes. Estados Unidos ha bloqueado la salida de sus artistas hasta que este conflicto no se resuelva.

La cosa es que el sábado me fui al Tomavistas Extra. A eso de las 4 y media de la tarde me pido un Cabify, no tengo especial prisa porque la entrada es a las 7 y la gente con la que he quedado ya están mezclando cafés con cervezas. El conductor de Cabify, por el contrario, debía pensar que me había puesto de parto, me lleva por Madrid a tal velocidad que el viaje constata que, como decía Einstein, cuando se viaja a velocidades cercanas a la de luz el tiempo transcurre de forma distinta para los observadores y para los viajeros. A mí se me hizo eterno, a pesar de que debió hacer vuelta rápida. Sé que queda feo agarrarse en un coche porque puede ser interpretado como falta de confianza en la pericia del conductor, me faltaban manos para sujetarme a las agarraderas; como decía un amigo, vi mi vida pasar en filminas. Tal era la velocidad que llevaba que se pasó unos doscientos metros del destino y eso que empezó a frenar un kilómetro antes. Cuando me bajé vi que la chapa del morro estaba incandescente, como las cápsulas espaciales en la reentrada en la atmósfera.

Despeinado a pesar de mi calvicie, llegué a mi cita con mis compañeros de concierto. Madrid se ha convertido en una potencia mundial de las terrazas, en la que quedamos cabía un campo de fútbol 7, había al menos 14 camareros que hablaban por pinganillos o walkies, la conversación que se traían debía ser interesante, eso o estaban escuchando la última jornada de liga, porque la velocidad en la atención al público era tan lenta como rápida había sido mi llegada.

Después de un par de cervezas nos fuimos hacia el Auditorio del parque Enrique Tierno Galván, sin colocarnos pero sí al loro, porque por el camino había instrucciones de por donde debíamos entrar en función de la zona a la que correspondiese nuestra entrada.

La primera novedad de los conciertos pandémicos es que hay que entrar en grupos de entre 2 y 6 personas, han vetado el paso a corazones solitarios o personas sin amigos, como yo me encuentro en esos grupos encargué a Financial Codex el desarrollo de una aplicación, Conceertic, para poder encontrar otros seres en mis mismas circunstancias.

Otra novedad es que a la entrada ponen unos aparatos gigantes que dispensaban gel hidroalcohólico pisando un pedal, la siguiente es que en la cavea habían instalado mesas y sillas a modo de Florida Park moderno, desde la mesa asignada podías pedir usando el móvil lo que quisieras y te lo traían hasta tu mesa unos camareros muy competentes. Las reglas básicas de comportamiento parecían más extraídas de un manual de padres, no te levantes, no hables con desconocidos, no fumes; que un  protocolo anti Covid. En realidad sí se podía fumar, pero solamente en una especie de reservas india para fumadores con límite de aforo, controlado por un guardia de seguridad; te daba tres minutos para echar el piti y si remoloneabas te invitaba amablemente a salir.

A eso de las ocho de la tarde salieron los teloneros, un grupo madrileño llamado Parrots. Intentaron calentar al público con su música garage, pero es difícil cuando unos se están ubicando, otros dándole a la aplicación del camarero, otros escabulléndose para fumar droga y los últimos buscando la posición óptima para minimizar las molestias de las hemorroides.

Tengo que decir en su descargo que se esforzaron a tope, pero la cosa no cuajó, estar sentado por obligación limita mucho la conexión entre lo que pasa en el escenario y lo que pasa abajo.

Entre concierto y concierto siguió el trajín de gente a fumar, gente a descargar vejigas, gente a hacerse la depilación láser, pocos (algún genio de la mercadotecnia había convencido a una cadena de establecimientos de estética para que pusiera un stand) y, otra vez, gente a buscar que no les pillen fumando porros. La organización tenía a unos encargados del orden que llevaban un pirulo verde como el de la Guardia Civil de Tráfico, fueron bautizados como Linterna Verde. Los Linterna Verde estaban para evitar que el concierto se convirtiera en Sodoma y Andorra y la verdad es que lo consiguieron en buena medida.

Ya de anochecida salieron a escena los Triángulo de Amor Bizarro, la afición les respondió con una ovación con sordina por eso de que estábamos con mascarilla.

Los TAB es uno de los grupos punteros de la actual escena alternativa española. Un grupo formado en 2004 por Isa, Rodrigo, Rafael y Zippo que tiene una personalidad bipolar que va de un rock distorsionado y ruidoso a canciones más melódicas, estas últimas generalmente interpretadas por Isa.

Abrieron juego con “No eres tú” de su penúltimo disco oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ  ya que, hace poco han publicado un último trabajo con versiones o reinterpretaciones de las canciones de oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ .

Desde el principio demostraron las ganas que tenían de volver a subirse a un escenario, fueron desgranando alguna de sus mejores canciones como “El fantasma de la Transición”, “Nuestro Siglo Fnord”, “Seguidores”, la magnífica “Asmr para Ti”, “Baila Sumeria” o “Folía de las apariciones”.

Hasta el momento parecía que Linterna Verde lo tenía controlado, el público asistía obediente y aplaudía entregado, pero no se movía de su sitio. Hubo algo que cambió el panorama. Empezó a sonar la versión gallega de The Cure con “Vigilantes del Espejo”, la invitación contenida en la canción de volver a la droga y dejarnos llevar, surtió efecto, mi vecino de la mesa de delante se encendió un cigarro de hierbas medicinales en zona prohibida, el público se puso en pie y comenzó a bailar y corear la canción en un momento de catarsis colectiva que se prolongó durante “Barca quemada” y de la “Monarquía a la criptocracia”. Por unos minutos parecía que ya no había pandemia y que la música había traído la normalidad, esos minutos fueron de puro disfrute.  Linterna Verde, que reactivó sus poderes, y el aviso de Isa, para evitar que nos sacaran los municipales, rebajaron la euforia. Más modositos recibimos las dos últimas canciones, más suaves para aplacar a la fiera.

A modo de resumen, los superhéroes garrafón del Universo DC les faltan superpoderes para aplacar nuestras ganas de música.

Gustavo Sánchez «El Indie»

 

5 thoughts on “Concierto – Triángulo de Amor Bizarro – The Parrots

  1. Pero que bien escribe este tío y que gracias tiene. Leer un crónica suya esa desternillarte de risa si o si. La literatura se está perdiendo un segundo Eduardo Mendoza

  2. ¡Genial! No hay crónica mala del corresponsal indie. Todas te atrapan aunque no hayas oído hablar del grupo en tu vida. ¡Qué bien escribe! Envidia sana ?

  3. Suscribo todo lo anterior comentado, el corresponsal indie es lo massssss!!!! Un placer leerte, me partooooo
    Me parece guay está sección nueva de conciertos. Ole vinylroute!!!

  4. El indie, entregado en cuerpo y alma a su corresponsalía, asistiendo a un concierto pandémico por la causa vinylroutera…y el grupo tiene un nombre tan fascinante como Triángulo de amor bizarro…
    Voto porque se le entregue su merecida camiseta y que la sude convenientemente en próximos desafíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *