VinylRoute

Música e historias de vinilos

“Me paso por el forro de los cojoxxx la corrección política”
Frenillos – Frenillos – 1987

GRUPO: Frenillos
TÍTULO DEL ÁLBUM: Frenillos
AÑO: 1987

“Me paso por el forro de los cojoxxx la corrección política”

Me cagüen todo lo que se menea. ¡Joderrrrr! Estoy hasta los putos huevos de cogérmela con papel de fumar, de autocensurarme. De no poder cantar La mataré, de Loquillo, el Sí, sí, de Los Ronaldos, el Bailaré sobre tu tumba, de Los siniestro o el Guarra, foca, de Pabellón psiquiátrico …

Los 80 -el principio de la década- me pillaron muy joven, pero con todo y con eso, sin haberlos vivido plenamente, echo de menos la libertad que imperaba en el mundo del arte, en concreto, de la música. Hemos perdido la frescura en aras a construir una sociedad pacata, mojigata, estúpida, que no llama a las cosas por su nombre y que ha hecho del eufemismo una forma de comunicación. ¡Qué asco!

Un artista crea en los momentos más oscuros (o luminosos, según se miren), en arrebatos de pasión, y ponerle límites es castrarle.

“Te quiero porque eres sucia, guarra, puta y lisonjera (…) te meto el dedo en la raja, te arreo un par de sopapos, te obligo a hacerme una paja (…)” cantaban los Kaka de luxe en Murciana marrana. Esta banda, precisamente, fue la que dio el pistoletazo de salida a la modernidad en este país. Íntimamente relacionados con nuestro director de cine más internacional y premiado, el mismísimo Almodóvar que, a su vez, con McNamara, se subía al escenario para ofrecer un show difícilmente reproducible en estos tiempos de todes, queers y demás pantomimas buenistas que de progresistas tienen lo que yo de pelo.

A lo que vamos.

Hace unos días, repasando mi colección de vinilos, me topé con Frenillos, una banda efímera (1985-1988, ahí yo ya comparaba discos e iba a conciertos) Con José María Granados (Mamá) a la cabeza, respaldado por excomponentes de Bulldog y Mario Tenia y Los solitarios. Según me informaron grabaron un disco por el que les dieron un millón de pesetas (6.000 euros), el homónimo Frenillos y un segundo, editado con los descartes del primero (del que no tenía constancia la banda) bajo el título Disfruten las molestias. Es más, para la edición del segundo, tiraron de las mismas imágenes de la única sesión de fotos que hicieron para el primer trabajo. Y, a mayor abundamiento, la discográfica vendió el disco (era suyo) a una banda latinoamericana que lo regrabó con las mismas canciones. El negocio, para la discográfica, redondo.

Pero a lo que importa.

Puse el disco en el plato y me reencontré con unas buenísimas canciones de producción discreta. Que fueran buenas las canciones no me extrañó -José María Granados no hace una mala-, pero sí el darme cuenta que ahora sería irreproducible en una emisora de radio o televisión. ¿Por qué? Porque hicieron un puñado de temas irreverentes que parodiaban con acierto muchos estilos musicales como el corrido (“como te portes mal, te vas a hacer conocida en Urgencias de La Paz), el ska, el rock, el bolero… tocaban todos los palos y lo hacían con mucho acierto y con letras ingeniosas, humorísticas, pero -¡ese es el problema!- que, ahora, serían tachadas de incorrectas políticamente cuando no perseguidas personalmente por Irene Montero y sus secuaces.

Es un gran disco en el que desentona un único tema: No te vayas a la playa. Un tema sin la acidez corrosiva y brutal del resto de las canciones, pero que es una obra maestra del pop.

No hay nada como oír un tema que empieza diciendo “me dices que no estás dispuesta por detrás, que por delante te lo tienes que pensar” (Peleglina). U otro que en chino-castellano cuenta un cunnilingus a una chica china no muy limpia (Osculo jaldín) en el que termina con los labios como B.B. King. El disco, repito, es buenísimo, superior a nuestro entender a tantos otros grupos que hacen letras supuestamente graciosas (a veces lo son).

Pues eso, dejaos de tonterías y escuchar –escandalizaos, si os brota- este trabajo de Frenillos y ciscaos en la corrección política que tanto daño está haciendo a caso todos los que se dedican a crear. ¡Cagüen!

De la portada, que cada uno, una, une saque sus conclusiones, conclusionas, conclusionos.

Postdata: Espero que esta crónica no sea censurada. Si lo fuera, no volveré a escribir una puta crónica.

6 thoughts on ““Me paso por el forro de los cojoxxx la corrección política”
Frenillos – Frenillos – 1987

  1. Jajajaja buenísima la crónica y real como la vida, vido, misma, mismo. Ahora hay más censura que en los ochenta en ese tema. Se creen con la verdad verdadera de pensar que lo que está hecho para el disfrute de las personas debe de ser políticamente correcto. Viva la libertad de expresión tan bien expresada en este artículo 👏👏👏👏👏

  2. Uno de mis discos favoritos.
    Un día, harto de que mis hijos aborrescentes me llamasen meapilas por decir que las letras del regeton eran una mierda, les puse este disco …. y hasta hoy.
    Disco absolutamente genial y poco valorado.
    Además, me recuerda a mi amigo Nacho que desde el cielo se tiene que estar descojonando.

  3. Cuanta verdad hay en estas líneas. Parece mentira a donde nos hemos dejado llevar. Todos hemos aceptado una serie de consignas y las hemos hecho nuestras. Espero que como todo, exista un punto de retorno cuando choquemos con el espejo de nuestra propia estupidez.
    El disco de Los Frenillos es una auténtica pasada, muy recomendable para todes.

  4. Lo único peor que la censura es la autocensura. Como decía Berlanga, la censura oficial al menos agudiza el ingenio. En cambio la autocensura nunca llevó a nada bueno, solo a frustrar el talento y que medren los mediocres. Así que sí, estoy de acuerdo con lo que aquí se dice. Y abundaría en la hipocresía de esos censores que son capaces de poner el grito en el cielo por estas canciones, películas, libros… y pedir a gritos (o pedradas) la liberación de Pablo Hássel, ese mártir de la libertad de expresión. Lo dicho, hipócritas como tantos otros defensores de la incorrección política que se indignan cuando alguien se ríe de su bandera o la virgen de su pueblo. En fin…

    Y dicho esto, he de decir que a mí el disco de los Frenillos, ni fu ni fa. O casi más fu que fa.

  5. Absolutamente de acuerdo con la crónica.
    Dejemos a los artistas expresarse de la manera que les parezca conveniente.
    Bien por los Frenillos, aunque los disfrutamos poco tiempo.
    Siempre nos quedará si música.

  6. En los últimos cursos del cole de curas, allá por los felices 80, tuvimos un hermano de la orden que nos daba simultáneamente biología, religión y mítines de derechas (estos últimos repartidos indistintamente entre las dos anteriores 🙂 ). Uno de los blancos favoritos de sus afilados comentarios era la canción «Voy a ser mamá» de Almodovar & Mcnamara. Decía «a ése, a ése lo que hay que decirle es que tú lo que vas a ser es un mamón» XDD
    En nuestro siglo XXI la canción provocaría una reacción similar entre los grupos comprometidos en las RRSS con la causa de la visibilización de las minorías oprimidas.
    Distintas épocas, distintos frentes ideológicos, mismas actitudes… ¡Están locos estos romanos! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *