VinylRoute

Música e historias de vinilos

«El Corresponsal Indie»
Camino Soria – Gabinete Caligari- 1987

GRUPO: Gabinete Caligari
TÍTULO DEL ÁLBUM: Camino Soria
AÑO: 1987

Tócala Boris

Boris ha vuelto a mi vida. Minutos después de sobrevivir a la moción de censura de sus propios compañeros de partido, me envió una carita sonriente acompañada de un “missing you”.

En un momento desapareció la sensación de abandono que me había acompañado desde que decidió no responder a mis mensajes, y, me mandara a uno de sus mejores agentes secretos, para asegurarse que no iba a comentar nada relacionado con la fiesta-orgía-gimkana de la que fui testigo, protagonista y víctima en el 10 de Downing Street.

Se me olvidaron sus promesas incumplidas, sus amenazas no tan veladas, sus ridículas medidas (como la deportación de inmigrantes a Ruanda), su peinado expresionista y su desmedida afición por el Jagërmeister y las saunas turcas.

Una vez había conseguido afianzarse en su puesto, volvía a intentar recuperar la profunda relación (espero que no en el sentido más literal) que habíamos desarrollado en pocas horas. Dos almas gemelas obligadas a encontrarse de nuevo, separadas por la política y que, una vez superadas las dificultades, volvían a retomar su relación con nuevo ímpetu.

Recibo otro mensaje, me dice que va a venir a Madrid a participar en la Cumbre de la OTAN que se va a celebrar los días 29 y 30 de junio. Que esos días estará muy liado, pero está pensando en alargar su estancia y quedarse en Madrid hasta el domingo. Está desenado verme y poder explicarse, tomar unas cervezas, pasear por la tarde por la calle Bailén, tomar unos chupitos, pasear en el fresco de la noche por Lavapiés, pasar al vaso largo y hacer eses por Malasaña. Le digo que, quitando lo del fresco que se nos ha acabado, del resto no se preocupe, yo me encargo con mi habitual capacidad organizativa. Me responde que mejor que no use mi habitual capacidad organizativa y que pida ayuda, acompañado de dos emoticonos que lloran de risa. Le mando una berenjena y un melocotón.

La verdad es que tiene razón, lo último que he organizado ha sido el decimocuarto cumpleaños de mi hijo y no salió como todos esperábamos. Alquilé un sitio de bolas donde los chavales podían jugar y soltar esa energía que las hormonas les envían en paquetes familiares. El resultado no fue bueno, no había calculado lo de los estirones y ensanchamientos que los cuerpos, la mitad de ellos quedaron atrapados en túneles y rampas, otro buen puñado usaron la piscina de bolas para el cortejo amoroso y el resto salieron a fumar a la puerta. Mis indicaciones no fueron seguidas en ningún momento y hasta que no llegó mi mujer, no fuimos capaces de desatascar a unos, despegar a los retozones y hacer que apagaran los cigarrillos los demás. Esa misma tarde el grupo de guassap de padres se convirtió en un avispero de críticas poco constructivas, salí del grupo y la cosa se calmó, al menos en mi teléfono.

Pido ayuda a los gerifaltes, les explico el asunto Boris, les pongo el caramelito de que quizás es el momento de volverle a convencer de lo necesario que es VinylRoute para la promoción de los artistas británicos en el mundo hispanohablante.

Según les voy contando, empieza a surgir una sonrisa en su cara, el gerifalte del batín de seda me dice: “esta bonita historia de amor me recuerda a la canción de Gabinete Caligari Pecados más dulces que un zapato de raso”, le miro interrogante. “Sí, joder, la que dice:

Avaricia de tus besos,

pereza de vivir sin ti

y la ira de sentirte lejos de mí.

 

Soberbia de saberme

elegido por tu corazón,

humildad para reconocerte la mejor.”

Voy a empezar a decir: “Eres gilip..” cuando el otro gerifalte se me adelanta y riéndose, suelta: “Mientras no acabes como en Suite nupcial, lo tienes todo bajo control”, cambio el eres gilipollas, por sois gilipollas.

“Bueno, no te preocupes, nosotros nos encargamos.”

Aprovecho que se van para volver a escuchar Camino Soria, el disco donde suenan las dos canciones a las que se referían los gerifaltes. Después de muchos años sigue siendo, para mi gusto, el mejor disco de Gabinete. La primera canción es una preciosa adaptación de un poema de Eduardo Haro Ibars; abre el disco y la siguen Suite Nupcial, La Fuerza de la costumbre, Tócala Uli, Como un pez, La Sangre de tu tristeza, Saravá, Rugido de Tigre y Camino Soria. Varias de ellas por derecho son canciones que forman parte de la historia de la música en español y que llevaron a Gabinete a ser uno de los grupos más exitosos de finales de los 80, merecidamente.

Me llaman los gerifaltes, “Ya lo tenemos. ¿A Boris le va el mañaneo?”, “El mañaneo, el tardeo y lo que le pongas. Pero, sí, estos ingleses desayunan fuerte”, respondo. “Perfecto, vamos a organizar el sábado un concierto vermú en el Rockville. Empezaremos a las 13.00. Vienen Fernando Martín de Desperados, Las Ardillas de Dakota y AlarmAntiks! Nos queda por confirmar si puede venir Miguel Costas de siniestro y alguna sorpresa más. La vamos a liar parda.”

Ya sabéis vinylrouteros, si queréis disfrutar de la fiesta de Boris, el sábado 2 de julio en el Rockville, Avenida del Brasil, 3 en Madrid, a las 13.00, concierto de VinylRoute, entrada gratis, la bebida va de vuestra cuenta, como en ocasiones anteriores venderemos camisetas, firmaré mis crónicas y nos haremos selfies de forma desaforada. Os esperamos, no pongáis excusas bobas, podéis traer a los churumbeles.

2 thoughts on “«El Corresponsal Indie»
Camino Soria – Gabinete Caligari- 1987

  1. Confío en que, por tu bien merecida credibilidad, no estés a cargo de los churumbeles y te encomiendes a otros menesteres…la reputación es desagradecida con los genios

  2. No puedo ir, pero espero que me firmes una camiseta de VinylRoute (junto con los gerifaltes, creo que solo por lo que me río contigo y disfruto de la web ya me la merezco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.